17 de febrero de 2017

¿Erotismo o pornografía?


¡Muy buenas! Este año he pensado en traer más reflexiones al blog sobre este tipo de cosas dependiendo de lo que vea en redes sociales, por internet en general o gracias a mi propia experiencia. En esta ocasión quisiera hablar sobre la novela erótica (da igual si solo es erótica o también tiene romance, suspense, o lo que sea).

Como algunos ya sabrán, mi inicio con la novela romántica fue gracias a Julie Garwood y su novela: Deseo rebelde. Antes de ese libro solo había leído fantasía aunque también contara con sus dosis románticas entre los personajes (que no llegaban más allá de algún que otro beso, en el caso de las que eran juveniles). Como podrás imaginar, esa novela de romance histórico marcó un antes y un después en mí como escritora (y como lectora, todo hay que decirlo). A partir de ese momento me animé a escribir fanfics (por esa época me dio por probar con algunos sobre Crepúsculo) que contuvieran erotismo. Así nació una idea rara para escribir sobre Shail, uno de mis personajes favoritos de Memorias de Idhún, y esto fue con dieciséis años, así que ya puedes imaginar el tiempo que ha pasado y lo interesada que sigo estando en la novela erótica (aunque en mi caso la erótica nunca va sola, sino acompañada por la romántica, la fantasía o cualquier otro género).

Para mí la erótica no se trata solo de excitar al lector, ni de tener esas intenciones a la hora de escribir las escenas que correspondan, sino que va mucho más allá. Es bastante fácil excitar usando palabras vulgares y yendo directo al grano, pero, siendo completamente sincera, a mí no me va lo fácil. Tampoco es difícil caer en florituras exageradas que saquen de contexto al lector, sobre todo si estamos hablando de una novela contemporánea. Como autora siempre intento mejorar en ese sentido y, sobre todo, retarme con cada novela,  cada par de protagonistas y cada escena nueva que escribo. Como ejemplo para ilustrar un poco más lo que quiero decir usaré Ritual, pero podría aplicarse a cualquiera de mis otras obras. Mi intención inicial con ella fue narrar una historia de amor actual a través de internet, ya que poco había leído sobre ello. Además, no me resultó complicado narrar las emociones que se sienten cuando empiezas a experimentar un sentimiento más profundo por esa persona especial que está lejos de ti, ya que he tenido mi experiencia en el tema. Ante todo, la idea fue esa, mientras que la introducción de elementos eróticos fue saliendo sola sobre la marcha. Lo que más me gusta desde siempre, a la hora de escribir, es que haya roce entre los personajes, que salten chispas, por eso disfruto dosificando las cosas y haciendo que tanto los personajes como los lectores vayan deseando poco a poco que vaya a más la relación de los personajes. Eso implica que en menos del 20% del libro solo me dedique a narrar situaciones de ese tipo y que nada tienen que ver con practicar sexo. ¿He dicho ya que las cosas fáciles no me van? Esto me hace preguntarme a veces: ¿es que la lectora de erótica solo busca que los protagonistas retocen hasta el cansancio y que la acción comience ya en el primer o segundo capítulo? Porque yo prefiero que esas escenas se hagan desear y que, cuando suceda lo inevitable, sienta que ha valido la pena esperar. ¿Te sucede lo mismo?

Si te interesa leer la siguiente escena puedes hacer clic sobre ella y la verás en grande. Con ella pretendo que veas un ejemplo de lo que he intentado decir antes.
A continuación te dejo con la opinión de compañeras escritoras y lectoras que han querido colaborar conmigo en la elaboración de esta entrada. No esperaba recibir tanto feedback en mi muro de facebook ni en algún que otro grupo en el que puse la publicación, así que muchas gracias a todas las personas que han participado.

Opiniones de escritores y lectores

En mis redes sociales pregunté qué es lo que buscan a la hora de leer erótica y estas son algunas de las respuestas:

Si quiero leer sólo sexo sin una historia que lo sustente, en mi opinión estaría leyendo pornografía y OJO no tengo nada en contra de la pornografía, pero como lectora debo saber lo que estoy buscando de acuerdo al momento. Pero si estoy buscando una historia más allá del sexo, seré un poco más exigente, en ese caso me gustaría que la cantidad o calidad de escenas eróticas y su grado de detalle esté al servicio de la historia y no al revés.
Miki T. Robbinson.

Lo que busco, y no solo en las novelas eróticas, sino en las de cualquier género, es una historia que me atrape. En realidad, creo que voy a repetir todo lo que dijo Miki T. Robbinson, porque es la verdad. Y aparte de eso, lo que sí pido es que dichas escenas no sean narradas de forma vulgar. Odio leer una novela erótica, y sentir que estoy leyendo un relato porno. Una misma escena, por muy pasional o duro que sea el sexo, puede ser narrada de dos formas diferentes, una te puede terminar dando asco, y la otra hacerte suspirar, y resulta ser la misma escena.
Martina Bennet. 

¡Que tengan trama por el amor de Dios! No que solo eche el cuento de como tienen sexo y que sean anatómicamente correctas. Énfasis en esto último.
Alex Divaro.

Cuando una lectora se decide a leer un relato de intriga es porque busca tensión y misterio. Ergo si un lector se decanta por leer erótica busca (más allá una buena historia, trama interesante etc...) que la historia tenga una carga importante de sensualidad en su desarrollo. Cuando lees erótica es porque quieres leer determinadas escenas, y no hay nada malo en ello.
Cuando a mí me apetece leer una novela erótica lo que espero encontrar es pasión y sensualidad. Me gusta que la narrativa sea sutil, que describa pero se valga de las metáforas y las figuras literarias para alimentar mi imaginación. Quiero sentir el deseo de los personajes fluir en la narración, en las deacripciones y diálogos.
Que haya más o menos escenas depende de la historia, la trama y muchas más cosas. Pero para mí sí que tiene importancia, y mucha, que sean cuantas sean las escenas no se hagan repetitivas, no resultan sin sentido o sin justificación porque para leer solo sexo prefuero buscar buenos relatos eróticos sueltos y ya, que una mala novela.
Tambien me gustaría decir que en mi opinión la cantidad de sexo en la narración no determina si es pornográfica o erotica, eso lo hace el estilo con el que las escenas se muestren (como en el cine).
Puede haber un relato que se centre únicamente en describir un encuentro sexual, pero si lo hace con sutileza y las palabras y recursos narrativos adecuados no tiene que ser pornográfico para nada.
Cora Spark.

Calidad en la escritura, que las escenas aporten algo a la trama (y no que la trama sea una excusa para estas escenas), sensualidad y erotismo.
Mayte Esteban.

Yo busco que me ponga, la verdad. Pero necesito una historia que me enganche, que esté bien narrada y unos personajes que me gusten. Tampoco me gustan las escenas de sexo en momentos poco creíbles porque me resultan forzadas. 
Aoife Awen.

Como lectora (y ahora como escritora es lo que intento) siempre he buscado una historia con chispa, que me atrape y me fastidie tener que parar de leerla sin haberla terminado. Que sean o no sean tramas complicadas estén bien resueltas, que sean coherentes, y que los personajes no sean planos, tengan sus luces y sus sombras y sean consecuentes, tanto en sus papeles principales como en secundarios, aportando la información justa. Con esto me refiero a que si es una historia coral, presentarme bien a los personajes que forman el coro, si no lo es, no me des datos emocionales y curriculares de ese personaje que solo vende el pan.
En cuanto al sexo, me gusta que aparezca cuando la historia lo pide y en ese momento la calidad y la elegancia sin dejar de excitar es fundamental. Si la historia me emociona en sus partes intensas que también lo haga cuando llega el sexo, que este sea explícito si lo amerita, o que insinúe y sea pura seducción porque depende del momento nos gusta leer más como se insinúan a que se muestren directamente.
Y para terminar estoy con Miki T, tengo que ser consciente de lo que estoy leyendo, si quiero romántica pura no puedo buscarla en un libro puramente erótico porque me defraudaré a mí misma.
Para mí, en la variedad y en la buena combinación de todos los factores de una historia, está la clave y es lo que me mueve.
Al final da lo mismo el genero que se elija, como lectoras en general supongo que pedimos calidad a todos los niveles, llegar a un mínimo, no? Que sea erótica o tenga partes eróticas implica que la descripción en las partes sexuales sea tan fiel como la descripción de otros momentos, y al final pedimos, para que esa historia se nos quede en el recuerdo que todo se escriba con ese mínimo de calidad.
Ana Idam.

Prefiero calidad a cantidad, escenas de sexo bien descritas, sean insinuantes o no, pero que contengan las emociones que despidan los personajes, que exciten y calen sin llegar a ser soeces. Que la tensión sexual exista sin llegar a aburrir y por supuesto que tenga un buen contenido, personajes ricos que me llenen y no que sea una peli porno hecha novela. El sexo que sea justificado y no por llenar páginas, quiero decir. Se puede escribir una novela romántica, llena de erotismo sin que lo único que recuerdes de ella sean los polvos que los protagonistas se echan, si no la historia que te cuenta. El sexo tiene que ser un adorno, un aderezo, un complemento más que te enganche en la trama. Esta es mi opinión tanto como lectora como escritora. Gracias.
May Blacksmith.

Indudablemente yo prefiero la calidad en todo y cierto es que la cantidad llega a cansar, haciendo en muchas ocasiones que acabe leyendo la escena por encima; sobre todo si es una escena de más de lo mismo. La insinuación me parece mucho más erótica en la mayoría de las ocasiones que el acto en sí, pues no podemos olvidar que todo empieza siempre en la mente y a mí personalmente, me gusta más que me hagan imaginar. ¿Sólo sexo? NO y con mayúsculas. No me gustan nada las etiquetas y uno de mis principales problemas a la hora de poner a la venta un libro es encasillarlo. Me gusta la mezcla de todo; de amor, de humor, de sexo, de intriga, de acción,....Creo que es más divertido cuando cocinas con varios ingredientes y desde luego mucho más ameno, además de que te ofrece la posibilidad de dar diferentes giros a la historia para sorprender al lector. Sin lugar a dudas, me gusta sorprender y que me sorprendan.
Nekane Gonzalez.

Que me sorprenda. Que me haga fantasear. Que me excite.
Magela Gracia.

En una historia erotica, tiene que haber sexo pero no necesariamente explícito. En mi caso me gustan que sean tanto un poco explícitas como no pero en momentos adecuados de la historia y sobretodo creíbles. Tampoco me gusta que hayan escenas cargantes mucho sexo puede resultar muy cargante. Me gusta que los personajes estén bien estructurados y que haya una historia creíble detrás no el pongo escenas de sexo al tun tun, busco calidad, insinuaciones por parte de los personajes, tensión sexual etc... pero sobretodo que haya una historia bien hecha, con sentimientos creíbles. Una historia donde las escenas de sexo no sobren que sean necesarias para explicar la historia.
Mireia Montenegro.

Personalmente, prefiero la calidad ante la cantidad. Una buena escena erótica, contada de una manera fina y que le dé al lector ese punto que le haga ser partícipe de ese momento. Por supuesto que me encantan las insinuaciones entre los personajes, pero luego, esas insinuaciones, han de culminar en la parte sexual. Una novela erótica ha de tener sexo, obvio, pero si no hay una buena historia antes, durante y después de ese sexo, la historia se vuelve repetitiva.
Toñi Membrives.

Lo erótico para mí, más que el acto sexual en sí, es lo que puedes sentir, por ejemplo, con solo un roce por detrás sin esperarlo, una mirada de esas que derriten, un simple susurro en el oído que te eriza la piel donde todos tus sentidos están alerta, una situación que te hace sentir y todo lo demás desaparece, el tono de voz con el que te hablen, un baile, un beso, incluso un olor.
Todo eso hace que despierte en ti unas  emociones indescriptibles.
Mar Jurado.

Que me sorprenda y me de algo distinto.
Maria Narejos.

Que me tenga totalmente enganchada me encanta.
Joaky Carrasco.

Que me meta tanto en la historia que olvide completamente de lo que pase a mí alrededor, a parte de una vez haya terminado me haga soñar, mi mente vuele en la imaginación.
Eli González.

Soy lectora y prefiero calidad en la escenas de sexo y que estén dentro de un contexto, no me vale todo el rato dale que te pego. Prefiero insinuaciones aunque tampoco me desagrada que sea explicito. No, siempre que la historia este bien puede incluir alguna escena de sexo pero lo que si necesito es que tenga algo que ver con lo que se esta narrando.
Sonia Felipe.

Calidad y cantidad en las escenas eróticas. Que salga del cliché de la chica virgen que se enamora del hombre poderoso, que la vuelve loca por el sexo. Que tenga un buen argumento y suspenso.
Daniela Criado Navarro.

Prefiero calidad porque un relato o historia donde sólo se da sexo sin ton ni son como que no aportan nada y cansan. Me gusta que tenga algo que contar y nos regale momentos calentitos e inolvidables.
Prefiero un poco de todo, insinuación, término medio o explícito según el momento. Quien sabe manejar esto en su justa medida tiene a la lectora en el bote.
No sólo sexo no, siempre una historia que tenga coherencia y peso, que te haga querer más, ponerte en situación, empatizar con los personajes y querer que cuando acabe haya mucho más.
Sonia Gómez.

Erotismo, que no es lo mismo que sexo y muchas veces se confunde. Busco que me provoque, que me haga sentir y a veces, que me excite. Y para eso no necesito que repase todas las posturas del kamasutra por favor. En ocasiones esta bien llegar al sexo explicito pero otras veces, unos simples gestos o palabras son suficientes.
Vicky B. F.

Que sean de calidad y muy sugerentes, para enganchar al lector y dejar con ganas de más.
Pilar Cháfer.

Calidad ante todo. Una sola escena puede ser suficiente si es buena. Y variedad, sugerentes y/o explícitas si el momento lo pide.
Dragon Blanco.

Calidad y que sean explícitas o sugerentes según el momento. Que sean novelas que enganchen con portas bien trabajados.

Glace.

Cómo lectora lo que busco es una buena historia, no leo la sinopsis nunca, así que espero que me sorprenda, que haya sexo cuando sea necesario y la forma de describirlo creo que varía en función de los personajes, porque si es al principio de la historia será más sexo sin sentimientos, aunque eso no quita tener sexo rudo con amor, sólo que la manera de trasmitir cómo lo hacen será diferente. También me gusta que haya de todo, descrito por escenas,sutil o bien que digan pasamos una noche fantástica y de ese modo tu te imaginas lo que quieras,jajaja. Así que mientras la historia sea buena agregar el sexo sale solo porque la misma trama lo pide. Mejor calidad que cantidad , me aburren los libros con demasiadas escenas, me quitan las ganas de tenerlo. Sexo si, descrito como sea necesario en el momento y mejor calidad que cantidad.
Marian Pérez.

Voy a dar mi opinión como lectora, pero también como escritora.
Cuando busco una novela erótica para leer lo que quiero es una historia romántica, que me enganche y me tenga en vilo, que me haga pasarme de parada en el metro y haga que me esconda en el baño de la oficina a terminar de leer. Que me haga imaginarme protagonista en la historia y que me caliente, sí ¿por qué no? Pero para conseguir algo así no hace falta rellenar de escenas tórridas cada dos páginas.
Me gusta que me enamoren los personajes, que sigan una línea coherente, y que sean fieles a lo que nos ha presentado la autor-a. No me gustan las historias que prometen unos personajes llenos de matices, sombras y aristas y se esfuman sin más en pro de un sexo desenfrenado, por muy bien narrado que esté.
Por lo que he visto en los post anteriores todas buscamos más o menos lo mismo.
Una historia que nos atrape y que sea coherente.
En cuanto a mi experiencia como escritora sí os diré lo que me ha pasado a mí. Cuando empecé en el blog con mi primera historia quizá pequé de meter alguna escena más de sexo de la que me pedían los personajes. Según he ido escribiendo y aprendiendo y escuchándoles, he disminuido estas escenas y puestas las necesarias para la historia. Porque hay muchas autoras que cometen el error de no escuchar a los personajes, cuando ellos normalmente (y sé que me entenderéis) nos hablan a gritos.
En cuanto a la calidad o cantidad. Creo que no hay que separarlas, me explico: sean muchas o pocas, pero por favor que esté bien escrito. No hay nada más antierótico que una falta de ortografía en pleno calentón sexual.
En cuanto al modo de narrar si tengo que elegir yo prefiero los tres, que de vez en cuando me insinúen, que hay alguna escena con término medio y el momento cumbre que sea lo más explícito posible.
Y ¿solo sexo en las novelas eróticas? Nooooo. Hay novelas históricas con alguna escena de sexo, policíacas, de misterio, ciencia ficción ,fantasía. ... ¡como en la vida misma!

Dulce Merce.

Lo que busco es una historia de amor llena de suspense, aventura, contratiempos, ect... que a la vez tenga su parte de insinuación y dependiendo de la trama erotismo e incluso en algunos casos que sea explícito.
Carla Maria Gonzalez.

Yo soy una lectora de este género y me gusta la calidad en vez de mucha cantidad me gusta que se desarrolla en un ambiente erótico y romántico que tenga su trama no un aquí te pillo y aquí te mato. 
Maria Eugenia Piña.

Bueno, en lo particular, para mí el término en sí no tiene que ver necesariamente con sexo en abundancia, de hecho no me gustan mucho las novelas de corte erótico y es al término que me refería, con excesivas escenas de sexo y tampoco, salvo excepciones, jejeje, porque me ha pasado con una serie, tampoco siento que sea necesario que se empleen palabras demasiado soeces para describir esas escenas; sé que hay quienes prefieren que todo sea llamado como tal, me refiero a las partes intimas del ser humano, pero particularmente me gustan más las sutilezas y que no tenga que acudir a frases o palabras demasiado explícitas porque raya en lo vulgar y siento que se convierte en pornográfico, ojo, para gustos hay colores y eso lo respeto, repito que es una posición personal, pero suelo disfrutar más cuando las escenas son así, sensuales, atrevidas pero explicadas de manera elegante, yyyy admito que quizás una o un par, más allá de resultarme un tanto pornográficas, me han gustado, pero creo que va ligado más con la historia en términos generales y ya me he extendido, jejeje, espero haber sido clara al menos, que muchas veces divago demasiado.
Dana Sánchez.

Creo, a modo muy personal que todo lo borde hastía, independiente del género que se trate. En sí no soy un lector de romance puro ni de mucha erótica, pero que si en la trama lleva esto y está bien dosificado merece toda la oportunidad. Me encanta en sí, en caso que lea o que escriba erotismo que sea incluso hasta poético y sea bien narrado. No soy una persona mojigata ni nada, pero, me jode cuando las escenas son demasiado explícitas, que al menos a mí ni me incitan, y vamos, que tampoco significa que la lectura erótica te haga leerla con una sola mano (se entiende?) pero que sí te transmita algo. La calidad no va en cuanto la pareja folla, sino en cómo folla, la forma, en cómo el autor sabe desarrollar la relación para mí es lo que cuenta.
Nina Küdell.

Como complemento a todo esto, te dejo con la opinión extensa de la autora Mimmi Kass, que podrás leer si haces clic en el siguiente enlace: El estado de la erótica.


Soy consciente de la densidad de esta entrada, pero espero que no te hayas aburrido en ningún momento. ¿Tienes algo que aportar a lo ya dicho? Te animo a que comentes algo al respecto.

Entradas relacionadas

8 comentarios:

  1. carmen cansino17.2.17

    Yo quiero leer una buena novela con una trama coherente que me enganche,con los ingredientes adecuados...intriga, amor,terror o lo que el escritor nos quiera transmitir,considero que el erotismo es una conclusión...el amor,la pasión y el erotismo que se diferencia del porno en la forma de narrar y en las palabras que se utilizan,yo prefiero el erotismo al porno,pero supongo que es cuestión de gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo, es cuestión de gustos, pero por culpa de no narrar bien las escenas correspondientes al erotismo hay lectoras que pasan del género o de novelas románticas que presenten ese tipo de escenas. Es una verdadera pena.

      Eliminar
  2. Hola guapa,
    Tu inicio en la romantica fue a lo grande con esta gran autora, Julie Garwood y con esa maravillosa novela, para mi Deseo rebelde fue una fabuloso novela que recuerdo con cariño. Con respecto al erotismo tengo que decir que no todas los autores saben expresar con elegancia esto, pues muchos caen en lo soez y la verdad que eso no gusta, al contrario, me parece de mala educación e incluso llega a aburrirme. En fin, cada vez son más las novelas eroticas que se publican y no todas son lo que se suelen decir romanticas por lo que este género es algo complicado de escribir y no deberían hacerse tan a la ligera.
    Besos y nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Yo también la recuerdo con cariño, de hecho estoy pensando en volver a leerla en cuanto pueda porque para mí fue una novela maravillosa *-*.

      Por eso que dices del erotismo es que las lectoras cada vez dejan más de lado las novelas de este tipo, porque piensan que todas son iguales y que no hay nada que las puedan ofrecer para que cambien de opinión. Por eso siempre me gusta mejorar en ese sentido, porque me gusta escribir novelas con erotismo aunque no sean puramente eróticas, y me encanta que haya gente interesada en ellas.

      Muchas gracias por tu opinión ^^

      Saludos.

      Eliminar
  3. Creo que me siento identificada con varios de los comentarios que has incluido. Si busco leer algo erótico es porque voy a eso, pero en todos los géneros los lectores buscamos historias que nos despierten emociones, mientras más intensas mejor. No hay problema en decir de una novela de Stephen King que nos hizo morir de miedo o de una de misterio que nos dejó con dudas hasta el final, bueno, es lo mismo con el género rosa o el erótico. Como lectora soy muy cursi, me encanta enamorarme de los personajes, pero sí soy exigente. Como alguien dijo en los comentarios del post, también necesito que haya coherencia y novedad en lo que estoy viendo. Tampoco hay nada de malo en una historia que caiga en lo clásico y repita la fórmula ya conocida, siempre que esté bien escrita y funcione.
    En fin, admiro a los que son capaces de escribir en este género, yo no podría sin vulgaridades y ni siquiera conseguiría el efecto que busco. Seguiré siendo lectora :P
    Buen post.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco veo problema en que se repitan fórmulas si estas funcionan bien, pero en cuanto a la erótica, aunque yo busque algo erótico, no me gusta que la trama solo trate sobre cómo, cuándo y dónde se acuestan los protagonistas, sino que necesito una evolución en ellos y en la historia, un poco de trasfondo que justifique lo que va sucediendo, y a veces esos ingredientes no se encuentran.

      En fin, que muchas gracias por pasarte y por contribuir con tu opinión ;)

      Saludos <3

      Eliminar
  4. ¡Hola! Muy interesante este post :)
    Personalmente no he leído más novelas ni de romántica ni de erótica desde las de Sophie Morgan que te comenté en un post anterior: ¡me dejaron con el listón muy alto! Por supuesto, siempre agradezco algo de romance en las novelas que leo (sean del género que sean), que haya sensualidad, diálogos con chispa, dobles sentidos... y alguna que otra escena erótica ;) Comparto muchas opiones de las que has plasmado en el artículo (como que las escenas surjan porque las piden la historia y los personajes, que sean creíbles, que me evoquen vivencias, que estén bien escritas, de modo que la calidad y la cantidad sean las justas y convenientes)
    ¿Y cuando yo escribo? Desde hace años me gusta liar a mis personajes entre ellos. Disfruto de lo lindo haciendo que se piquen unos a otros, que lleven conversaciones al estilo de House (inteligentes, provocadoras) y que cuando tengan que darse al trato carnal que lo hagan, ya sea por amor o simplemente sexo. A veces prefiero no ser explícita para dejar con la miel en los labios (me voy a permitir hacer un poco de spam, y por ejemplo traté de conseguir eso en el relato "Vive y deja morir" que se puede leer en mi blog) y otras al revés.
    En conclusión, creo que la clave está en el disfrute personal del autor, en que sea lo más cercano a la realidad (si bien puedes estar hablando de vampiros, aliens o zombis) y luego ya el lector decidirá si se siente identificado o no.
    ¡Un besazo!

    Dafne

    PD: Aquí el link del relato por si te apetece pasarte: http://indefinidamenteeneltiempo.blogspot.com.es/2015/05/vive-y-deja-morir.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, ni siquiera lo considero spam porque es una forma de ilustrar lo que estás diciendo, así que bienvenido sea el relato. ¡Ahora me paso a leerlo! Y muchas gracias por haberte pasado a dejar tu opinión ^^

      Saludos <3

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, por lo que si lees alguno de los capítulos ¿qué te impide expresar tu opinión? Estaré encantada de leerte y responder si es necesario. ¡Anímate a hacerlo! Eso sí, te agradecería que lo hicieras con respeto y sin insultar <3
El spam no está permitido bajo ningún concepto (salvo en la sección de Afiliados para anunciar que te has llevado el botón). Asimismo, si deseas que me pase por tu blog para curiosear o que me pase por alguna iniciativa, tag, premio, etc; te espero por el Libro de visitas.