Adiós a mi antiguo yo | Capítulo 4




El profesor cañón

Delia vuelve a aparecer en el local de la compañía de baile al día siguiente. Tras proponer a Amaya que León le dé clases de baile, espera que él aparezca y confirme la respuesta que la directora le ha dado de antemano. Faltan pocos días para que llegue la fiesta de empresa y desea, con todas sus fuerzas, impresionar a Valerio. Ya no le importa su reacción poco madura ante la declaración, ni haber salido huyendo del restaurante sin ninguna respuesta positiva para él.

Pero también necesita hacerlo por ella. Necesita olvidar lo antes posible.

―Amaya me ha dicho que deseas recibir clases de baile conmigo ―comenta él con precaución, como si temiera meter la pata―. Voy a comentarte aquellos que podría enseñarte y tú decides si sigues queriendo o no.

Delia asiente y poco después León enumera los diferentes tipos de baile que domina. Tango, bachata, rumba, vals, funky, lírico y flamenco. Está deseando probar con cualquiera de los estilos, aunque el que más le gusta es el tango.

―En realidad podría enseñarte cualquiera de los que existen, pero creo que el que más te pega es el tango. Bajo esa fachada de mujer de negocios se esconde una mujer apasionada que necesita dejar fluir lo que siente.

Y no se equivoca. Tampoco ella lo desmiente.

―El tango es justo el baile que tenía pensado ―comenta con una sonrisa―. ¿Cuándo podríamos empezar?

―Hoy mismo si estás disponible.

Los ojos de Delia brillan de la emoción. Está deseando empezar, pero también es cierto que necesita terminar de arreglar algunas cosas de la fiesta antes de dedicarse a uno de sus hobbies poco explotados.

―Aún tengo que terminar algunos preparativos para la fiesta que estoy organizando. Si no tienes inconveniente, podríamos vernos esta tarde a las ocho. ¿Aquí o…?

―Sí, aquí. A esa hora terminamos los ensayos y ya no hay clases hasta el día siguiente por la mañana. Te espero entonces.

Toma de la cintura a Delia y deposita un beso en cada una de las mejillas de la chica. Están ardiendo tras el contacto, pero intenta no darle mucha importancia. Es lo último que le falta para que el cóctel de sus emociones explote.


···


A la hora acordada, Delia espera a León sentada en el recibidor del local. Sonríe al escuchar las últimas melodías de una canción actual que no deja de escuchar en sus ratos libres. Después, la música termina y el jaleo del fin del ensayo se hace presente tanto en el interior del aula como en el exterior cuando los bailarines empiezan a salir atropelladamente. Ninguno parece reparar en la presencia de la mujer de negocios hasta que aparece León en su campo de visión con una sonrisa. Ella se levanta y avanza hacia él mientras el bailarín termina de despedirse de los más rezagados.

―¡Qué puntual! ―León mostró una amplia sonrisa.

―Terminé a tiempo el trabajo.

―Ven, vamos al aula de tango.

La tomó de la mano y Delia tuvo que controlarse para no ponerse nerviosa. Pero no podía evitar sentirse así, era su primera clase de uno de los bailes que más le gustaban, con el profesor más sexy que había podido encontrar. ¡Bendito destino!

Cuando ambos entraron en el aula, situado en la segunda planta, Delia quedó maravillada por el gran espacio y la cantidad de espejos que había. Tras indicarle que estirarían antes de comenzar para evitar lesiones estúpidas, León puso música clásica para empezar con los estiramientos. Delia, como nunca había asistido a escuela de baile alguna, siguió a León en todos sus movimientos. Por suerte para ella, casi toda su vida había sido ejercicio, por lo que no tuvo problemas en cuanto a flexibilidad. «Menos mal, no quisiera pensar lo que pasaría si no me hubiera decidido en su momento por el yoga» pensó antes de que la música terminara.

―Estupendo, creo que ya podemos empezar.

Lo primero que hizo fue mostrarle los pasos básicos. Cambió la cinta y le hizo una demostración solitaria de algo que ella había visto millones de veces en las competiciones de baile que veía por la televisión o en internet.

―Lo más importante del tango es sentirlo, dejar fluir la pasión por tus venas y que estas la bombeen hasta tus extremidades. Al principio quizá te cueste, pero ya verás como con cada ensayo verás una gran mejoría.

León se acerca a ella, la toma de la cintura y la atrae con un movimiento rápido y suave hasta su cuerpo. Delia empieza a sentirse acalorada. «Es solo baile ―piensa para intentar tranquilizarse―. Un baile muy sensual». Inspira sonoramente, retiene el aire durante unos segundos, lo suelta y asiente, indicándole así que está preparada.

―Te iré indicando con mis piernas los movimientos a seguir siempre que sea necesario. Ante todo, tienes que estar relajada ¿vale? Ten en cuenta que esto es como hacer el amor, tienes que sentirlo y disfrutarlo.

Delia traga saliva ante la última frase de León, pensando en que no es la mejor forma para hacer que se relaje. Sin embargo, inspira hondo varias veces mientras observa cómo el bailarín pone la música. Sabe que no es sencillo seguir el ritmo de la música siendo la primera vez, pero igualmente piensa que no debe ser tan complicado para ella. Todo en el ambiente la invita a seguir el ritmo: la mirada intensa de León, sus movimientos experimentados y la voz del hombre que comienza a cantar. Mira los pies del bailarín cuando estos comienzan a moverse. Con expresión sorprendida le observa y él sonríe.

―No tengas miedo, Delia. Relájate ―murmura muy cerca de su rostro.

Sus manos se deslizan por los brazos de ella, que siente una corriente intensa por todo su cuerpo. Una de ellas sigue bajando sin prisa hasta llegar a su pierna. La coloca sobre su propia cintura y pega su frente a la de Delia sin dejar de mirarla ni un solo instante.

Logra que se sofoque sin apenas haber comenzado.


CAPÍTULO 5 »

4 comentarios:

  1. anita27.1.16

    como diria la chirigota "aqui hay gancho". Es preciosa la historia, al final pa sorprender a uno acabara con otro?? que bien mantienes la intriga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja pues eso es algo que se irá descubriendo conforme pasen los capítulos :P

      ¡Gracias por leer!

      Eliminar
  2. Sabes el que capítulo de Baile de lenguas que estoy terminando de escribir ahora (el cuarto, curiosamente) se llama Tango? xD No sé si recuerdas que Yago está compitiendo en un concurso de bailes y que pronto será la final, el primer baile es la bachata, por eso el capítulo primero se llama así, y el siguiente baile para el concurso es otro baile latino... el tango xD

    Pues este capítulo me ha encantado aunque se me ha hecho corto, me sigue encantando Delia *_*

    Un besito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, pero en todo hay variedad jejeje. He querido dejaros con la miel en los labios jojojo.

      Me alegra que te siga gustando ^^

      PD: pues... sí, me acuerdo jejeje. A ver si vuelvo a ponerme con Baile de Lenguas a partir del viernes.

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, por lo que si lees alguno de los capítulos o entradas sobre otros temas, ¿qué te impide expresar tu opinión? Estaré encantada de leerte y responder si es necesario. ¡Anímate a hacerlo! Eso sí, te agradecería que lo hicieras con respeto y sin insultar <3
El spam no está permitido bajo ningún concepto (salvo en la sección de Afiliados para anunciar que te has llevado el botón). Asimismo, si deseas que me pase por tu blog para curiosear o que me pase por alguna iniciativa, tag, premio, etc; te espero por el Libro de visitas.

Con la tecnología de Blogger.