Una buena elección


¡Buenas noches, románticos! He alargado un poco bastante más la Hora Feliz para poder ofreceros este pequeño relato, una escena que no está incluida en Davina y que quizá os gustaría leer. Volvemos la vista atrás para conocer por qué fue elegido Bobb (o Nise, como prefiráis llamarle) para encontrar a la chica y llevarla a Aventuria. Sí, reconozco que el nombre del mundo de los cuentos me vino mientras escribía esto.


Bobb era un Antrass como cualquier otro en el Reino de los Tres Reyes. Alguien capaz de sanar la más terrible de las heridas, así como de iluminar todo a su alrededor en caso de ser necesario. En ningún momento pensó que sería el elegido para ir en busca de la persona que los ayudaría a cambiar el rumbo de la historia de Aventuria.

Se dirigió hacia el castillo con nerviosismo. Las piernas le temblaban un poco, al igual que las manos, pero logró tranquilizarse antes de ser anunciado por uno de los sirvientes del castillo.

Avanzó hacia el centro del salón del trono y se inclinó como reverencia al llegar hasta el límite en el que solían quedarse los ciudadanos del reino. Melchor, Gaspar y Baltasar permanecían sentados en sus respectivos tronos, de izquierda a derecha desde la perspectiva de Bobb. Todo estuvo en silencio hasta que Baltasar se levantó. Sus ropajes finos y de colores claros contrastaban con su tez morena, muy diferente a la de los otros reyes. Con solemnidad se acercó hasta las escaleras y se detuvo en el borde, sin bajar hasta la altura de la pequeña criatura.

—Es la hora, Bobb. Debes atravesar el portal que conecta Aventuria con la Tierra. Apenas tenemos tiempo para que puedas convencerla de que nos ayude. Si consigues que venga y tenga al menos una audiencia con nosotros, ya habrás cumplido con la peor parte.

Logró tranquilizarse antes de responder.

— ¿Por qué yo? Hay muchos otros Antrass que serían capaces de responder como se debe ante tal petición. No sé si soy el indicado.

— ¿Dudas de nuestra decisión? —cuestionó Melchor, el más imponente de los tres, desde su posición.

—No, Majestad.

— ¿Entonces...? 

Pero su pregunta quedó en el aire gracias a que Baltasar levantó su mano derecha. Un gesto con el que mandó callar a su hermano. Le miró.

—No hay tiempo, Melchor, Bobb debe irse ya si deseamos que todo vaya a las mil maravillas. —Dirigió sus ojos hacia el pequeño Antrass de nuevo antes de añadir—: Acompáñame.

Caminaron hacia el exterior de la sala del trono y le guió hacia una pequeña sala en la que solo había un espejo enorme y dos antorchas a los lados para iluminar la estancia.

—Solo tendrás que atravesar el portal y permanecerá abierto hasta que lo vuelvas a atravesar. Aunque vengas solo. Mucha suerte en tu misión.

···

Cuando atravesó el portal, apareció en un gran jardín con árboles y diversas plantas, todas bien cuidadas. Eso alegró mucho al pequeño Bobb, pues no había cosa que tolerara menos que el maltrato a la naturaleza. Aunque donde vivía, por suerte, no sucedía eso. Ningún Antrass lo permitiría, y en esencia, todos los que habitaban el Reino de los Tres Reyes lo eran. Salvo los mismos reyes y sus pajes, así como alguno de los sirvientes que mantenían el castillo a punto.

Caminó por el terreno hasta situarse en un lugar a la vista. No había ni rastro de la chica ni de ningún otro ser humano, por lo que tendría que hacerse notar. Y cuando lo consiguió, atrayendo la atención de Davina, su corazón pareció detenerse en el mismo instante en el que ella apareció en su campo de visión. Su acento francés le cautivó, pero por extraño que pareciese, en ningún momento se preguntó cómo se comunicaría con ella. Intuyó que con su magia bondadosa lo lograría, pero no estaba del todo seguro.

No obstante, todo salió bien para él, aunque la chica acabara por desesperarse debido a sus primeros intentos por hacerse entender. Realmente no hablaba el idioma, pero en Aventuria existía una magia especial con la que todos los reinos podían comunicarse sin problemas. Y, al parecer, se extendía también hacia otras realidades.

Feliz por haber logrado su cometido, la guió hacia el portal y ambos desaparecieron rumbo a Aventuria.

Si te ha gustado este pequeño relato, no puedes perderte ningún capítulo de Davina (aunque en estos momentos esté pausada hasta nuevo aviso). También puedes dejar tu opinión en los comentarios, si deseas leer más puntos de vista de él u otros personajes o lo que quieras decirme sobre la novela.

2 comentarios:

  1. asi como lo dije y tú lo dijiste no me sacie quede con querer más un hermoso relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja ¡lo sabía! Espero poder dejar preparados algunos relatos sobre Davina para julio en el blog y en Inkspired, y ya en Septiembre los publicaría en wattpad ;D

      Saludos, y me alegra que te haya gustado <3

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, por lo que si lees alguno de los capítulos o entradas sobre otros temas, ¿qué te impide expresar tu opinión? Estaré encantada de leerte y responder si es necesario. ¡Anímate a hacerlo! Eso sí, te agradecería que lo hicieras con respeto y sin insultar <3
El spam no está permitido bajo ningún concepto (salvo en la sección de Afiliados para anunciar que te has llevado el botón). Asimismo, si deseas que me pase por tu blog para curiosear o que me pase por alguna iniciativa, tag, premio, etc; te espero por el Libro de visitas.

Con la tecnología de Blogger.