14 de febrero de 2016

Cupido en el Running | Capítulo introductorio




Desde siempre he sabido que tengo una misión: conseguir que dos personas predestinadas se crucen en el mismo camino. Hace mucho tiempo que conozco a mi mejor amiga Lola y lo único que quiero para ella es lo mejor, que sea feliz, pero nunca ha sido capaz de elegir bien. Por eso he decidido tomado al toro por los cuernos. Mi intención es lograr que su camino se cruce con el de la persona adecuada antes de San Valentín.

Ojalá todo salga bien.


···


¿Por qué debería ir contigo al gimnasio? ¿Piensas que debería adelgazar?

¡Por supuesto que no! —exclamó Lola— Es por tu salud, Celeste.

No es que me preocupe demasiado por mi físico, no, pero temo que mi mejor amiga sí lo haga. Y no lo digo porque le preocupe el suyo, sino todo lo contrario: siempre está animándome para que vaya con ella al gimnasio por salud y no sé si pensar que es porque quiere verme en forma, como ella. Y aunque pienso que los gimnasios no están hechos para mí, termino aceptando solo por no tener que oír más la misma cantaleta.

¡Está bien! Acepto acompañarte esta tarde para probar. Solo para probar.

En realidad, el verdadero motivo por el que había aceptado era por echar un ojo a los compañeros de gimnasio de Lola. ¿Y si encontraba a alguien perfecto para ella? No estaba muy obsesionada con su físico, aunque tampoco dudaba de la existencia de algún hombre al que le ocurriera lo mismo. No todos eran unos musculitos de toma pan y moja, y eso lo había podido ver a la salida de algunos gimnasios durante semanas e incluso meses.

Lola me abrazó por sorpresa, contenta por haber aceptado su invitación al fin.

No es fácil, pero lo haré por ti. Si duro más de una semana, podrás pedir que construyan un monumento en mi honor —comenté cuando nos separamos.

No es para tanto, Celeste. Ya verás como te adaptas pronto y acabas deseando ir todos los días —Sonrió.

Le devolví el gesto sin estar completamente segura de que eso fuera a suceder.


···


Esa misma tarde, y tras haberme peleado con mis leggins, fui al encuentro de mi amiga a la plaza que había frente al gimnasio. Ni pensé en la posibilidad de correr ¿para qué? Ya lo haría durante mis horas en aquel infierno, por lo que si se desesperaba esperándome, que no me culpara.

¡Al fin llegas! —Alzó las manos.

No exageres, no he tardado tanto —repliqué.

Anda, vamos.

Rodeó mis hombros con su brazo izquierdo y me condujo hacia la entrada del gimnasio. Cuando entré, entreabrí los labios con cierta sorpresa. Quizá esperaba un gimnasio de otra forma, y no tan grande, con tantas máquinas y personas haciendo los ejercicios. Lo que sin duda no me sorprendió fue la cantidad de hombres musculosos que había. Podría parecer algo cliché y repetitivo, pero ¡es tan real! Y quien diga que en los gimnasios no los hay, miente descaradamente.

¿Vienes conmigo a la zona de cardio?

Miré a Lola.

Sí, claro.

La seguí, observando todo a mi alrededor, sin saber exactamente a dónde me llevaba. Hasta que, más cerca que lejos, vi varias cintas para correr dispuestas de forma que, en caso de necesitarlo, dos personas pudieran hablar. ¡Menuda suerte la mía!

Dichosos los ojos, Bernardo —Intuí que Lola hablaba con alguien a quien hacía tiempo que no veía.

Sí, he tenido mucho trabajo últimamente —El tono de su voz estremecería a cualquiera... Menos a mí.

Te presento a mi amiga Celeste. Celeste... —Me tocó el hombro y giré la cabeza para mirar a mi amiga— él es Bernardo, lo conozco desde que llegué al gimnasio. Llegamos el mismo día y estábamos tan perdidos que acabamos entablando una relación de amistad.

Mostré la mejor de mis sonrisas y alargué mi mano derecha hacia él. De primeras me pareció bastante atractivo, pero no era lo primordial en mi búsqueda del alma gemela de Lola. Por eso me dediqué a observar a todos los hombres que había a mi alrededor, incluido él.

Solo esperaba que no se lo tomara como algo más...



Entradas relacionadas

12 comentarios:

  1. Bueno, tenemos a Celeste haciendo de Celestina de su amiga Lola, pero primero tiene que encontrar el objetivo perfecto. Me gusta cómo empieza la historia y estoy deseando ver cómo continúa.
    Besotes, amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te guste jeje. Ya verás como se va complicando la cosa muajajaja.

      Eliminar
  2. anita14.2.16

    me suena de algo ...
    tiene buena pinta, lo pelearse con los leggins un clasico, sobre todo si son de colores y se transparenta la ropa interior. Entonces amiga ve buscando camisetas largas o veras a todos los musculitos mirandote el culo en la sala de musculacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja. La verdad es que la idea ha cambiado mucho desde que la concebí y al final se ha quedado así. No diré mucho, aunque se puede deducir por la "ficha técnica" jeje.

      Eliminar
  3. Cuando lei lo de gimnasio pense en CdG jajajajaa. De momento esta intro promete mucho :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, parte de las situaciones supongo que estarán basadas en mi experiencia en el mío. Me alegra que te guste ^^

      Eliminar
  4. Historias de amor en el gym... promete, promete jaja
    A ver si me haces cambiar de opinión con respecto a ellos xD
    Me ha gustado mucho guapa ^^
    ¡Un besazooooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia tendrá parte de mi experiencia y mucha parte de ficción. Al menos espero que te siga gustando conforme avance ;)

      Saludos <3

      Eliminar
  5. ¡Me ha parecido muy divertida esta introducción! Veamos qué aventuras le esperan a Celeste y Lola jejeje (me ha recordado por la descripción al gimnasio que voy actualmente). Tengo curiosidad por ver cómo sigues enfocando el tema, seguro que un gimnasio da para mucho.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me he inventado uno porque el que voy era un poco pequeño y quería que Celeste se viera "pequeña" en un espacio tan grande como ese jajaja. Aunque a veces imagino el sitio al que yo iba (y al que espero volver el mes que viene, si todo está de mi parte).

      Coincido contigo, un gimnasio da para mucho. ¡Por eso fue creada esta historia! ^^

      Gracias por el interés y por comentar.

      Saludos <3

      Eliminar
  6. Romances en el gym, me gusta la idea, es todo un mundo por ahí. Creo que la gran mayoria sobre infidelidades, ja. Voy a seguir tu historia a ver adonde va. Abz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja ¿quién sabe? Se puede liar bien gorda, eso sí puedo advertirlo ;)

      ¡Gracias por leer! Espero poder subir capítulo pronto.

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, por lo que si lees alguno de los capítulos ¿qué te impide expresar tu opinión? Estaré encantada de leerte y responder si es necesario. ¡Anímate a hacerlo! Eso sí, te agradecería que lo hicieras con respeto y sin insultar <3
El spam no está permitido bajo ningún concepto (salvo en la sección de Afiliados para anunciar que te has llevado el botón). Asimismo, si deseas que me pase por tu blog para curiosear o que me pase por alguna iniciativa, tag, premio, etc; te espero por el Libro de visitas.