Extracto nº 6: Julián y Raquel

Es curioso, parece que desde que la gente suele confundir mi nombre con el de Raquel (por esto de poner solo la inicial de mi nombre al firmar mis escritos y en algunas de mis redes sociales) no dejo de crear personajes con ese nombre. Por eso no te extrañes si ves que la protagonista de esta historia tiene el mismo nombre que la del fragmento anterior, porque no son la misma persona. De hecho, esta novela la estaré publicando online muy pronto, tal y como puedes ver en la imagen que separa este texto del extracto, así que si te llama la atención presta atención a mis redes sociales. ¡El primer capítulo será publicado pronto! Sin más que añadir, al menos hasta el final de esta entrada, dejo que disfrutes de esta escena que tanto he disfrutado escribiendo.


Raquel salió de su facultad a las diez de la noche. El turno de tarde le venía bastante bien para no pensar mucho en las cosas que le producían tristeza, pero le disgustaba mucho salir tan tarde. Sobre todo, si luego le esperaba un largo recorrido para volver a casa. Menos mal que disfrutaba con las clases de su último año en el Grado de Conservación y Restauración… El claxon de un coche la trajo de vuelta a la realidad.

— ¿Te llevo?

Reconoció la voz al instante.

—Si no te importa… —respondió ella.

—Venga, sube.

Rodeó el coche y entró por la puerta del copiloto. Tras cerrar la puerta, giró la cabeza hacia él y le descubrió mirándola. La penumbra del coche le otorgaba a sus rasgos más misterio y sensualidad, lo que provocó que ella se estremeciera al sostenerle la mirada. Julián la apartó y empezó a conducir por las calles de Sevilla. No parecía con prisa por llegar a casa y Raquel no supo cómo tomárselo.

—No sabía que estudiases por aquí, te hubiera empezado a recoger mucho antes. Total, vamos los dos al mismo sitio… —comentó para que no los engullera el silencio.

—Estudio un grado en la Facultad de Bellas Artes, aunque no sea el de Bellas Artes… Si recibiste mi dibujo te habrás dado cuenta de lo mucho que me gusta todo lo relacionado con eso.

Julián la escuchó con atención. Notó, por el tono de su voz, que aquello le apasionada incluso más de lo que dejaba ver con sus palabras. También lo había podido comprobar con el retrato que había dejado en su buzón días atrás.

—Me encantó el retrato.

Raquel, que había estado mirándole durante todo ese tiempo, desvió la mirada. Intuía que le había gustado, pero oírlo de sus labios era más maravilloso de lo que había imaginado. Además, sabía que no lo decía por cumplir con ella.

—Me alegro porque era lo que esperaba —dijo con una sonrisa, volviendo a mirar su rostro, aunque él no hiciera lo mismo mientras conducía.

Pero llegaron a un semáforo en rojo y, tras frenar, Julián la volvió a mirar de esa forma que la estremecía: entre misterioso y fascinado.

—Si quieres, puedo dibujarte en una pose determinada, algo así como una sesión fotográfica de las que haces, pero más lento. Así tú tendrás la sesión de fotos que te encargó mi madre y yo tendré varios dibujos, o uno muy elaborado, sobre ti. ¿Qué te parece?

La idea de que ella le dibujara no le disgustaba, al contrario, por alguna razón deseaba que llegara el momento. No tenía ni idea de qué tendría pensado para dibujarle, pero confiaba en ella igual que sabía que ella confiaría en su criterio como fotógrafo.

—Me parece bien —respondió y volvió a centrar sus ojos en la carretera en cuanto el semáforo se tornó verde.

Raquel apoyó la cabeza en el cristal de la ventanilla del copiloto y cerró un poco los ojos. No por sueño, sino para dejar que su imaginación volara. Con el tiempo que había pasado podía permitirse el lujo de pensar en él de la forma que quisiera. Ella era la única dueña de su mente, igual que lo era de su cuerpo y de sus acciones.

Llegaron a su destino sin que ninguno de los dos se percatara. El coche entró en el garaje del edificio y, tras aparcar, en lugar de salir del vehículo encaró a su acompañante. Raquel no tuvo tiempo de decidir qué hacer, pues la mirada intensa de él la atrapó por completo.




¿Qué te ha parecido este fragmento? ¿Quieres saber más sobre Julián y Raquel?
No olvides dejar tu opinión en los comentarios.












Suscríbete a la newsletter romántica

Tendrás todas las novedades en tu email relacionadas con el blog o con mis próximos lanzamientos, pero lo más importante es que no tendrás spam en tu correo. ¡Prometido!
* indicates required
¿Qué novedades prefieres recibir? *

/ ( dd / mm )
¿Me das tu consentimiento explícito? *

Ficción Romántica te informa de que tus datos personales recogidos en este formulario serán tratados únicamente por la administradora de este blog, Rocío Crespo, con la única finalidad de enviarte novedades, regalos e información de utilidad (nunca spam). Además, te informo de que los datos que facilitas a través de este formulario estarán ubicados en los servidores de Mailchimp, el proveedor de email marketing a través del cual recibirás los boletines informativos, novedades, regalos y sorpresas que se envíen; y cuya empresa (Rocket Science Group LLC) está ubicada en EEUU. Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí. Si no introduces los datos que aparecen en el formulario es posible que no pueda atender tu solicitud de suscripción a esta lista. En cualquier momento podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos en rcrespoautora@gmail.com, así como el de presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información detallada en la política de privacidad del blog.

1 comentario:

  1. Hola, formo parte de la iniciativa seamos seguidores y ya te sigo, saludos desde kiwybooks.blogspot.com

    ResponderEliminar

Ficción Romántica te informa de que tus datos personales recogidos en este formulario serán tratados únicamente para poder mostrar el comentario que envíes y solo estarán almacenados en Blogger (Google) para ese fin. Si quieres leer su política de privacidad, haz clic en el anterior enlace. Si no introduces los datos que aparecen en el formulario es posible que no puedas comentar en el blog. En cualquier momento podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos en ficcionromantica@gmail.com, así como el de presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información detallada en la política de privacidad del blog.


¡Atención! El spam no está permitido bajo ningún concepto (salvo en la sección de Afiliados para anunciar que te has llevado el botón). Asimismo, si deseas que me pase por tu blog para curiosear o que me pase por alguna iniciativa, tag, premio, etc; te espero por el Libro de visitas Y si vienes de la iniciativa 'Seamos seguidores', recuerda que tienes una entrada bien bonita donde puedes anunciar que me sigues..

Con la tecnología de Blogger.