26 de octubre de 2016

Un ritual en la taberna | Capítulo 1


¡Muy buenas! Al fin está aquí la primera de las partes de este relato especial de Halloween. Pensaba poder publicarlo antes durante el día, pero se me complicó y al final ha tenido que ser ahora. En ambos blogs iremos publicando las partes escritas por ambos y así puedes decidir dónde leer, aunque también podrás ir al otro blog para felicitar al autor si te gustó su parte. En la información de esta colaboración puse que habría sorpresa por parte de Víctor, pero tras pensarlo mucho, he pensado que quienes vayan al día o sigan este especial, también tendrán sorpresa por mi parte...

No te entretengo más. ¡Espero que te guste!



EXTRACTO DE LA LIBRETA: Cementerio.

Una espesa niebla deambulaba alzándose un par de palmos sobre el suelo del cementerio.

Estaba construido en la cima de un promontorio a las afueras de la localidad donde él vivía.

Con las manos en los bolsillos, Tylerskar sentía el castañear de su dentadura mientras el vaho que emergía de su boca le indicaba que la temperatura de ese otoño había iniciado un descenso en picado. Precisamente esa noche.

Como si de una macabra casualidad se tratase, el frío se había aliado con el primer aniversario de esa misteriosa fecha que tanta pena le reportaba. Aunque no sabía por qué.
La causa de ese dolor le resultaba esquiva, pues al parecer algún tipo de amnesia había hecho mella en él, deshilachando sus recuerdos y perdiéndolos en el oscuro pozo de la ausencia.

– Joder, ¡Vaya sitio! – La voz de Resolución fue acompañada por un sonido de chasquido de ramas secas. Cuando Tylerskar se giró, vio a su compañero maldiciendo en voz alta mientras pateaba la leña que se arremolinaba a cada paso que trataba de dar en dirección a él.

– Deja de quejarte. – Una segunda voz, más aguda, se podría decir que afilada, cortó la gélida brisa de la noche al dirigirse a Resolución. Tylerskar sonrió. La presencia de Rectitud le reconfortaba.

Quizá no lograse recordar nada, pero de algún modo sus compañeros de viaje no le resultaban extraños, y parecía que le iban a acompañar en la tesitura en la que se encontraba.

– ¿Dónde diablos se ha metido Experiencia? – Bufó Resolución, al tiempo que palmeaba el hombro derecho de Tylerskar al llegar a su altura, desde la cual se hubiese podido contemplar una vista panorámica del poblado cercano al cementerio, de no ser por la niebla que esa noche parecía inundarlo todo.

A lo lejos, tenue y difuminada, una luz parecía iluminar las oscuras calles de la población vecina.

Sin embargo Tylerskar no sentía la necesidad de buscar cobijo para resguardarse de las inclemencias de esa noche en la que una inmensa luna llena presidía un tétrico espectáculo de negros nubarrones cruzando los cielos.

Se sentía triste, y el cementerio le despertaba la sensación de que se encontraba allí para despedirse… Aunque él más bien estuviese esperando algo. Buscando a alguien.


Cuando Joel cerró su libreta, quedó sorprendido de cómo el ambiente había cambiado desde que tiempo atrás se había lanzado a una concentrada escritura.

En una esquina de la barra de madera, el camarero acababa de colgar una especie de guirnalda festiva en la cual docenas de calabazas, de pérfida sonrisa y mirada encendida, ondeaban mientras el último de los extremos era atado.

Joel necesitó algo de tiempo para emitir un suspiro y dejar atrapada en su libreta aquello que tanto le inquietaba. 

Había perdido la memoria.

Al menos, todo lo referente a entorno familiar y social.

Sabía que estaba en la taberna, que a juzgar por el ambiente festivo y la decoración se iba a celebrar Halloween… Y poco más.

Se levantó del taburete y ayudó a bajar al camarero de encima de la barra cuando éste hubo acabado su tarea.

Entonces se giró para ver como el considerable gentío se repartía por la docena de mesas del local. Considerable para lo que estaba acostumbrado.

Unas diez personas, de lo más variopinto, se daban cita allí en ese momento.

Perdidos en diferentes conversaciones y lanzados a las carcajadas y el buen humor, el ambiente que se estaba gestando resultaba agradable.

Sin embargo, algo ensombrecía el interior de Joel.

Había tratado de captarlo en su libreta en el escenario del cementerio, y meditó dando una vuelta de tuerca más a la sensación que le embargaba de encontrarse a la espera de algo.

Fue entonces cuando esa chica entró en la taberna.


Había pasado poco tiempo desde aquel suceso innombrable y, por supuesto, salir a la calle para mí suponía ser valiente y enfrentarme a mis propios sentimientos. Y no, no lo era. No en ese momento. La única opción era escapar de mis propias emociones hacia algún lugar remoto, pero ¿cómo hacerlo si salir de mi refugio era una odisea?

Aun así, lo hice.

Me alejé de la zona de Reina Mercedes para adentrarme en la avenida de La Palmera. No sé en qué momento la niebla apareció tan baja, pero acabó consumiéndome de tal forma que solo era capaz de percibir mis propios pasos. ¿Podía ser más macabra mi situación en Halloween? Por suerte para mí, no.

Seguí avanzando a pesar de la poca visibilidad de mi entorno hasta que, a lo lejos, vi una luz que poco a poco se hizo más intensa. Me acerqué con rapidez segura de que sería un buen refugio donde permanecer hasta que la niebla se disipara. Cuando estuve cerca identifiqué al instante el lugar. Abrí la puerta y entré. 

No esperaba encontrarme el local tan lleno. Al menos en mi mente solía estar más tranquilo, con unas cuantas personas charlando de forma animada, pero sin provocar demasiado alboroto. En ese momento, no obstante, ver a tanta gente a mi alrededor no era lo que buscaba. ¿No se suponía que era mi lugar de paz y que yo decidía de quién rodearme? Respiré hondo y me dirigí a la barra para pedir un café caliente. En el trayecto había pasado frío, aunque me atrevería a asegurar que había sido más la sensación de incertidumbre provocada por la niebla que otra cosa. Me senté en un taburete y observé a todos los que reían y conversaban a mi alrededor. ¡Me sentía tan sola! Era curioso por la cantidad de veces que había acudido a aquella taberna para evadirme del mundo real, de mis problemas. Sin embargo, en las circunstancias en las que me encontraba necesitaba algún tipo de compañía. Una que me relajara con su sola presencia.

—Un café como siempre, por favor. —En cuanto supe que el hombre había anotado mi pedido, apoyé la cabeza sobre mis manos y volví a suspirar.

No estaba pasando por mi mejor momento.

—Aquí tienes, Olivia. —Aquel trato tan cercano me hizo pensar que, efectivamente, me encontraba donde pensaba.

Nunca supe su nombre, pero tampoco se lo pregunté.

Con las dos manos rodeé la taza y las calenté. Observé durante un buen rato el líquido marrón hasta que eché el azúcar y con la mano derecha moví la cuchara para mezclar todo. Cuando terminé, volví a quedarme absorta mirando el líquido y pensando en mis cosas. En las despedidas amargas, las verdades que me había negado a aceptar y en mis sentimientos cada vez más intensos. Sacudí la cabeza para alejar cualquier posible recuerdo y bebí varios sorbos de aquel delicioso café. Bajé la taza y la posé sobre la mesa. Relajé los hombros y perdí mi mirada entre el mar de gente que me rodeaba. Solo eran 10 personas, según había contado, pero me seguían pareciendo demasiadas.

Entonces mis ojos se encontraron con los de un chico que me observaba con detenimiento. Entrecerré los ojos y, con la taza de café en la mano, me levanté del taburete para acercarme.

— ¿Te conozco? Porque nunca te había visto por aquí.


También puedes leer este capítulo, o comentar al otro autor, en: Un universo en palabras.
Espero que te haya gustado y, por supuesto, no olvides dejar tu comentario.

Entradas relacionadas

10 comentarios:

  1. Resolución, Experiencia... La verdad es que lo que estaba escribiendo Joel me intriga bastante, así que si hay más de esto en la obra del autora ya no cabe duda de que tengo que darle una oportunidad, sobre todo porque me ha gustado mucho su forma de narrar *-*
    Estoy deseando ver como interactúan Joel y Olivia, y conocer más del primero claro, así que espero el siguiente capítulo con ansias. Ahora mismo me paso por el blog del autor :D
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hay, créeme, todo lo que vamos a escribir tiene que ver, en parte, con nuestras obras aunque esté desarrollado en un "universo alternativo" ;)

      Me alegra que te esté gustando, será interesante ver cómo van interactuando estos personajes jeje.

      Saludos <3

      Eliminar
  2. Mari Mar Jurado27.10.16

    Creo que es difícil escribir 2 personas un mismo texto,pero creo que Os habéis compenetrado y ha quedado muy bien y está interesante
    Además estando Olivia y Víctor,qué más se puede pedir?
    Deseando leer el siguiente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy difícil, pero no imposible. De todas formas hay que saber elegir bien con quién hacerlo para que la "química" entre escritores se note y, por tanto, ayude a que el texto sea, como mínimo, pasable. Me alegra que te esté gustando, guapa ^^

      Saludos.

      Eliminar
  3. Me ha encantado. Habéis hecho un escrito muy bueno. Y eso que normalmente escribir entre dos es complicado. sobretodo porque yo lo he hecho en varias ocasiones y me ha costado lo mío. muy chulo.

    Te espero en mi último historia, Enferma de amor :)

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues sí! Corroboro que es difícil y por eso nunca me lo había planteado, porque no sabía si podría estar a la altura, o al revés... Pero este relato va por muy buen camino. ¡Me alegra que te guste! ^^

      Saludos.

      Eliminar
  4. La verdad es que me has picado la curiosidad (a ver que historia Halloweeniana nos traéis *-*) y así al menos voy llevando uno de tus relatos (aunque en este caso sea compartido) al día. ¡Espero con ansias el próximo capítulo! ¿Se puede saber cuándo será su publicación? ;)
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué nos depara esta aventura... jajaja. ¡Me alegra que te esté gustando! Espero que todo el conjunto también lo haga ;)
      En principio, será todos los días cuando pueda (ya que el viernes, por ejemplo, tengo un examen y demasiado estoy haciendo ya xD), la hora exacta no es segura... Pero sí que será hasta Halloween.

      Saludos.

      Eliminar
  5. ¡Hola, hola! Ya había leído lo que tenías subido de un Ritual en la taberna, pero ahora sí, soy visible jijiji

    A ver, comienzo con la palabra: intriga. Es lo que me habéis dejado al leerlo, sobre todo del personaje masculino. No sé porqué será siempre me llama la atención... jijiji

    Me gusta como la váis desarrollando y como os habéis compenetrado para escribir. La verdad, que chapó por vosotros.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, guapa! Me alegra que te guste este especial que con tanto mimo e ilusión creamos para Halloween (aunque las cosas no fueran como queríamos). Te espero en el resto de capítulos para saber tu opinión *-*

      Saludos.

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, por lo que si lees alguno de los capítulos ¿qué te impide expresar tu opinión? Estaré encantada de leerte y responder si es necesario. ¡Anímate a hacerlo! Eso sí, te agradecería que lo hicieras con respeto y sin insultar <3
El spam no está permitido bajo ningún concepto (salvo en la sección de Afiliados para anunciar que te has llevado el botón). Asimismo, si deseas que me pase por tu blog para curiosear o que me pase por alguna iniciativa, tag, premio, etc; te espero por el Libro de visitas.