27 de junio de 2016

Vacaciones en Ficción Romántica


¡Muy buenas! ¿Qué tal está yendo el lunes? Yo, como ya sabréis, al fin de vacaciones, por lo que estoy disfrutando unos días antes de volver a ponerme con los estudios. Por desgracia sigo teniendo que hacerlo para las que me han quedado para septiembre, pero no pasa nada. Ya se verá cómo van las cosas.

Sin embargo, esta entrada ha sido creada específicamente para anunciar algunas cosas muy importantes. Este año probaré la opción de dejar entradas programadas durante todo el verano para que tengáis cosas que leer (además de la información correspondiente al club de lectura de wattpad), comentar y hacer. He pensado dejar preparadas algunas entradas de la iniciativa ICUE que, en lugar de ser todos los domingos, quizá sean publicadas cada dos o tres (es algo que aún tengo que pensar). Ya está preparada la entrada para una novedad editorial que llega en agosto, pero si llegan otras a partir del 15 de julio, no podré atenderlas como me gustaría porque no podría publicarlas (y es una verdadera pena). Lo mismo en cuanto a lo que otras colaboraciones se refiere. Igualmente, tampoco podré mantener actualizada la lista de los relatos de la iniciativa ICUE, pero cuando regrese a finales de agosto tendréis de nuevo todo bien colocado en su lugar.

En cuanto a las reseñas, quedarán pausadas hasta que regrese. Las iré escribiendo conforme vaya leyendo los libros, pero no podré publicarlas hasta que mi vuelta. ¡Espero que no os importe! (Y esto va, sobre todo, para los autores que han solicitado que les haga reseñas). He estado más ocupada de lo que pensaba que estaría y se ha ralentizado un poco mi ritmo habitual de lectura, pero no os preocupéis. Os leeré igualmente y conoceréis mi opinión.

Los relatos y las novelas estarán de nuevo por aquí a partir de septiembre, si todo va bien. Por el momento tendréis que quedaros con las ganas de saber cómo continúan las novelas por entregas... ¡Lo siento! Pero ya veréis que la espera valdrá la pena.

Tras todo lo anterior queda claro que habrá que estar pendiente de las entradas que se publiquen. Durante mi ausencia dejaré activa la opción de compartir nada más publicar, pero no encontraréis nada más fuera de Google+ a no ser que yo recuerde que ese día hay entrada y la publicite en las redes sociales que pueda (si mantengo medianamente intactos los datos del móvil).

Antes de despedirme, os recuerdo que sigue estando disponible la posibilidad de inscribirse en el club de lectura bloguera (esta vez mediante formulario de Google, sencillo de rellenar) y en Escritos del alma. Si eres escritor/a puedes apuntarte a mi sección Entrevistas románticas, realizando todos los pasos que encontrarás en la entrada correspondiente, y que puedes seguir pidiendo colaboración, de cualquier tipo, leyendo las condiciones en la página de Colabora (si eres autor independiente (o publicado con editorial) y te gustaría aparecer en la lista de autores que colaboran, no olvides especificarlo en el correo que me envíes).

¡Y creo que eso es todo! Espero que estas noticias os gusten, dentro de lo que cabe. Hasta el quince estaré publicando como siempre, pero también me dedicaré a preparar las entradas que programaré para cuando me ausente. Si todo va bien, será una práctica que llevaré a cabo durante todas las vacaciones en las que no pueda publicar como haría normalmente...

Ya si queréis ayudarme o no a dar a conocer esas entradas queda en vosotros. A mí me haríais un gran favor, la verdad jeje.

24 de junio de 2016

¡IMPORTANTE! Busco blogueros de romántica dispuestos a reseñar mi novela


¡Muy buenas, queridos románticos! Esta entrada es muy especial para mí, pues estoy realizando una búsqueda de blogueros que deseen leer en digital la primera novela que voy a publicar. Para quien no sepa de qué estoy hablando, en esta entrada encontrará algunas curiosidades, así como una especie de cartel promocional, en la que podrán leer la sinopsis y ver la portada del libro. Al final tuve que atrasar el lanzamiento por cuestiones personales, pero ya estoy esperando a que me den el visto bueno. ¡Siento el retraso!

Aclaro que voy a ser un poco exigente, pues quisiera ofrecer a aquellas personas interesadas un ejemplar de cortesía del libro (en pdf, de momento no puedo hacer nada más) y qué menos que luego recibir a cambio una reseña de calidad. Si después decidís apoyarme un poco más comprando el libro, os informo de que solo saldrá publicado en papel por el momento (sobre la edición digital ya meditaré durante todo el verano y os traeré la exclusiva a mi vuelta). Lo que quiero decir con lo anterior (lo de las reseñas de calidad) es que cuando os apuntéis iré por vuestros blogs echando un vistazo a las reseñas y, en general, al contenido que publiquéis. Pero que esto no os dé miedo y, si tenéis ganas de participar porque tengáis tiempo o curiosidad por esta novela, apuntaos sin que temáis ser rechazados. Lo único que pido es que la crítica dada después sea sincera, con fundamento y bien redactada. Que pueda animar a otros a querer leerla o a interesarse al menos; y, sin lugar a dudas, que no tengan spoilers de ningún tipo, no es plato de buen gusto para nadie. Si deseáis poder darme una opinión más extensa, me tendréis disponible por correo o en mi página oficial de facebook.

No sé si me he explicado bien, así que cualquier duda que tengáis podéis dejarlas en un comentario o contactar conmigo por correo electrónico (o usando el formulario de contacto del lado derecho).

¿Qué tengo que hacer para poder reseñar tu libro?

Si te haces esta pregunta porque has leído la sinopsis y te apetece disfrutar la lectura y reseñarla, entonces presta atención. Solo tendrás que comentar en esta misma entrada con tu nombre, las razones por las que quieres leer mi novela y el enlace a tu blog (importante que el comentario contenga todo lo que pido para pasarme por el blog en cuestión y que así tu solicitud pueda ser considerada). Yo me pasaré por cada uno de ellos para ponerme en contacto personalmente con aquellos cuyas reseñas más me convenzan. La idea que tengo en mente es que las reseñas estén a punto pronto, pero si no se puede, no es necesario que corráis para tenerlas lo antes posible. Lo que más deseo es que disfrutéis de la lectura.

Podría haber publicado esta entrada en la página de la saga, pero por algún motivo quise anunciarlo aquí (de todas formas también crearé una página específica allí para la gente que quiera reseñar mi obra y solicite algún tipo de colaboración). Quizá porque aquí suelo tener a más lectores (de todas formas, os dejo el enlace por si os queréis pasar y quedaros para las próximas novedades o para dejar algún comentario en la página creada para dejar opiniones).

Para quien se lo pregunte, la versión digital del libro llegará más tarde, seguramente tras el verano (quiero aprovecharlo para maquetarlo bien), por lo que ahora tendréis la oportunidad de leerlo (eso sí, en pdf repito) y dar vuestra opinión correspondiente.

¡Espero que muchos os animéis! Y gracias.

Novedades editoriales de junio: DirtyBooks


¡Muy buenas! Al fin es viernes y, como tal, traigo una novedad editorial inesperada. Y digo inesperada porque no recordaba que me había suscrito a las novedades de DirtyBooks hasta que recibí un correo con la novedad de este mes. Ya lo había visto anunciado en otros blogs y, aunque un poco tarde porque está a la venta desde el 20 de este mes, os la traigo por si pueda ser de vuestro interés. ¿Quién sabe? Quizá os traiga también las novedades de esta editorial aunque, en principio, no colabore con ellos.


Título: La hija del laird.
Saga/Trilogía/Bilogía: El escocés errante.
Autora: Sophie West.
Género: Romántica-erótica.
Editorial: DirtyBooks.
Formato: Kindle.
Precio: 2,99 €.
Fecha de publicación: 20 de junio.
Escocia, 1209.
Kenneth Allaban es un soldado mercenario y vagabundo que alquila su espada al mejor postor. Viaja de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad, ofreciendo sus servicios a quien pueda pagarlos, sin importarle si son de noble cuna o simples campesinos. En sus correrías seduce y es seducido, ahogando el dolor que lo está consumiendo en el sexo, el alcohol y las peleas. Pero la única verdad es que después de cinco años aún no ha podido olvidar a Seelie, su único y verdadero amor, que murió en sus brazos, y de cuya muerte se culpa.

En «La hija del laird», Kenneth regresa a Aguas Dulces, su hogar, al ser reclamado por su hermano. Allí le esperan dos malas noticias: su padre ha muerto, y Rosslyn, la prometida de su hermano Lean, el nuevo laird, ha sido secuestrada y parece que se la ha tragado la tierra.
Lo que nadie sabe es que en realidad, Rosslyn ha huido junto a Gawin MacKenzie, el hombre del que está enamorada desde que era una niña, y que este último esconde un secreto que puede destruirlos a todos…

¿Qué os parece? ¿Leísteis el anterior libro? ¿Os gustaría leer este?
Os leo en los comentarios.

22 de junio de 2016

Los lectores eligen: Mis lecturas de verano


¡Muy buenas! Realmente, ya tengo mis lecturas seleccionadas para el verano en papel, pero como no sé si me durarán todo el verano o solo una parte, he decidido daros la oportunidad de que elijáis el libro que me recomendáis para leer en kindle. Eso sí, serán libros de una lista que yo os proporcionaré con todos los que tengo (hasta el momento). ¡Espero que os animéis a participar!

Por si no veis bien el título y/o el autor os dejaré bajo las portadas los números con los que identificaré los libros, por si os sirve a la hora de comentarme vuestros favoritos. Seguramente sean varias imágenes y os lo pondré bastante difícil (tanto, que vais a elegir solo por la portada y el título, si no es complicado de leer debido al tamaño de las portadas). Por si no veis bien los números, las portadas están ordenadas de izquierda a derecha y de arriba a abajo (lo normal, vaya).

Quien avisa no es traidor... ¡Aquí viene la segunda imagen con más libros donde elegir!


El orden es el que sigue a la última lectura de la primera imagen, por lo que no vuelven a empezar para que sea más fácil para vosotros elegir. Y, finalmente, la última imagen:


En total tenéis para elegir 36 libros, pero solo podréis elegir 5 de entre todos. No es necesario que sean todas de la misma imagen, ni todas del mismo género. Podréis fijaros en las portadas que más os llamen la atención, en las que hayáis leído y os hayan gustado o como queráis. A la vuelta de mis vacaciones os contaré cómo fue mi experiencia de lectura y os traeré las reseñas de aquellas que haya conseguido terminar (por si alguna no llegara a convencerme como para poder terminarla).

Quizá algunos consideréis una tontería esta entrada (de ser así preferiría que os marcharais por donde habéis venido), pero los que sois lectores habituales ya deberíais saber que tengo unas ideas muy locas, pero guays. Mi intención con esto es experimentar, más que nada.

Por cierto, seguramente os preguntéis qué pasará si nadie coincide... Pues miraré todos los comentarios y haré mi elección sobre los cinco títulos más nombrados. Avisaré cuando haya elegido las lecturas, tanto en esta entrada como dejando un comentario, para que así nadie deje su voto en vano (aunque no me responsabilizo si alguien comenta sin leerlo todo). Además, antes de irme dejaré preparada una entrada en la que anunciaré los libros elegidos, así sabréis en cuáles me aventuraré durante el verano (además de otras "lecturas obligadas" que me llevo). Tendréis desde hoy día 22  de junio hasta el día 7 de julio aproximadamente.

¿Qué os parece la idea? ¿Me ayudáis a elegir?

21 de junio de 2016

Reseña romántica: Las dos caras de la luna


¡Muy buenas, románticos! Al fin traigo la reseña de Las dos caras de la luna, de Elizabeth Bowman. Debo agradecer (y pedir disculpas por el retraso ocasionado por los estudios y otras ocupaciones) a la editorial Romantic Ediciones por haberme cedido el ejemplar para la reseña.


Título: Las dos caras de la luna.
Autora: Elizabeth Bowman.
Editorial: Romantic Ediciones.
Formato: Kindle.
Malbourey House, Inglaterra. 1806.
Tras el matrimonio de su hermana mayor con el poderoso Pierce Bonneville, la vida ha dado un giro radical para la intrépida y rebelde Livia Middleton.
Aunque, por fuera, su delicado porte refleja todo lo que una señorita debería ser, por dentro, su alma y su pérfido corazón arden en rebeldía. Ni su ventajosa posición, ni las constantes amonestaciones por parte de su hermana han conseguido aplacar el volcán que bulle en el interior de Livia que, a sus diecinueve años, se ha convertido en una joven caprichosa e indisciplinada a la que ningún caballero con dos dedos de frente osaría cortejar.
Jack vive sometido a una pasión imposible. Sabe que Livia es una mujer inalcanzable para él pero, al mismo tiempo, se niega a que sea otro hombre el que consiga arrebatarle su más preciada rosa inglesa.
Jamás han existido dos almas más discordantes ni menos predestinadas a encontrarse, pero tienen algo en común: están locos el uno por el otro.
Sin embargo, cuando el refinado ingeniero Richard Grandison aparece en Malbourey y corteja a Livia con oscuras intenciones, Jack se verá obligado a dejar a un lado sus reparos y lanzarse de una vez a la conquista.

OPINIÓN PERSONAL

La historia comienza mostrando el ambiente donde crece Olivia, demostrando que todo buen rumbo puede torcerse en el momento “adecuado”. Tras esa introducción, la autora nos introduce en el presente de los personajes, presentándonos así a Livia, la señorita de Malbourey; y Jack, un mozo de cuadra. Me gustó mucho el detalle de que compartieran algo solo de los dos y que lo usaran para llamar la atención del otro (aunque en esta primera escena realmente lo que se muestra es otra cosa).

En ocasiones, mientras estaba aún sumergida en el libro, leía algunas opiniones sobre la novela en la que mostraban su desagrado por la protagonista o su poca empatía con ella. En mi caso, al principio es cierto que no conseguía meterme por completo en su piel (ya que me veía un poco más identificada con los nobles sentimientos de Jack), pero a medida que la iba conociendo cada vez más, me iba dando cuenta de que en realidad somos muy parecidas. Me encantó su lengua afilada y su tendencia a mostrar siempre a través de su rostro todo lo que sentía por dentro. Tanto si se aburría como si se enfadaba o le molestaba algo. No es la típica señorita de la época. Es caprichosa, engreída y muy orgullosa. En cuanto a Jack, a mí no me pareció un hombre sumiso, al contrario. También tiene su carácter, pero sabe que debe controlarse porque en caso contrario podría verse en la calle. Por lo que tengo entendido, los trabajadores de la época debían servir a sus amos sin causar la menor molestia, por lo que es totalmente lógico que él tuviera cuidado con todo lo que hacía ante Livia o ante cualquier par de ojos que pudieran observarles cada vez que estaban juntos.

Todo lo que sucede está justificado y cuando llegas a la parte final del libro te das cuenta de que lo que ha acontecido anteriormente tenía que cumplirse para llegar allí. La evolución de los personajes es notoria y, desde mi punto de vista, en ningún momento forzada. Todo ocurre de manera natural.


La verdad es que me encantó y durante las últimas noches de lectura no pude soltar el libro porque quería saber qué pasaba a continuación, aunque las lágrimas inundaran mi visión. Porque sí, Elizabeth Bowman ha conseguido que llore todo lo que no había llorado en mucho tiempo leyendo un libro. Ha conseguido transmitirme y emocionarme, que es lo que siempre espero al leer novelas románticas sean del tipo y el estilo que sean. Me ha enamorado su estilo tan similar al de Jane Austen (se nota la influencia que ha tenido sobre la autora), que también me tiene cautivada desde que leí Orgullo y Prejuicio.

Lo que menos me gustó fue el señor Grandison, tan petulante, falso y engreído que siempre que aparecía me entraban ganas de estrangularle aunque no pudiera. Felicidades a la autora por crear a un personaje tan desagradable, pero imprescindible para la trama.

Recomiendo este libro a todo aquel que esté dispuesto a disfrutar de una protagonista diferente y de una historia de amor peculiar. No recomendado para aquellas personas que prefieran a los personajes de siempre o los romances convencionales de las novelas históricas.

Y vosotros ¿habéis leído el libro? ¿Qué opináis? ¿Os ha gustado la reseña?

19 de junio de 2016

Inspirándome con un elemento #14


¡Muy buenas, románticos! Espero que tengáis un agradable domingo. Como veis, estreno nueva imagen para la iniciativa (poco a poco iré cambiando todas aquellas que, a mis ojos, hayan quedado desfasadas) aunque no sea por algo en especial. Solo llevamos 14 semanas (no consecutivas, por desgracia, sino serían más) de reto y me apetecía ofreceros algo diferente. Aún no he recibido, a día de hoy, ninguna notificación de que alguien hiciera algún relato con la premisa de la última semana, por eso hoy vengo con otro elemento diferente. ¡Una canción! ¿Echabais de menos poder escribir con un elemento musical? Yo creo que sí extrañaba poder proponeros algo instrumental que pudiera inspiraros. Y hoy os propongo algo de Peter Gundry. ¡Espero que os inspire!


Me encanta la música de este compositor (muchas gracias de nuevo a Gabby, desde aquí, por descubrirlo y mostrárnoslo a los lectores). Últimamente parece que me ha dado mucho por lo dark, pero ya sabéis que cada uno tenemos una forma distinta de ver las cosas. Por eso mismo estoy segura de que saldrán unos relatos increíbles con esta música.

¿Qué os parece el elemento de esta semana? ¿Os anima a crear algo grande?
Y ahora es cuando se me ocurre algo grande para las vacaciones... (iré a prepararlo para anunciarlo pronto). 
¡Espero vuestra participación! <3

17 de junio de 2016

Reto: 3 días, 3 citas [3]


¡Feliz viernes! Como no me han llegado novedades editoriales, lo que encontraréis hoy es esta entrada con la última cita del reto. No sé si os habéis dado cuenta, pero estoy eligiendo citas de mis libros favoritos (aunque sé que del libro de ayer hay muchas más interesantes que la que compartí, pero es bastante buena. A ver qué os parece la de hoy...
Tú creías que podíamos ser decentes en tiempos indecentes. Pero te equivocabas. El mundo es cruel, y la única ética en un mundo cruel, es el azar: Objetivo, imparcial y justo.
Y esta cita majestuosa del Harvey Dent en El caballero oscuro. Debo reconocer que me ha costado elegir una sola porque en esa película hay muchas frases buenísimas de las que te hacen reflexionar, pero creo que la que he compartido con vosotros se encuentra en el número 1 de mi top.

Mis últimos nominados son...


Si no sabéis en qué consiste este reto y queréis hacerlo, podéis leer la primera de ellas.

¿Qué os ha parecido? ¡Espero vuestros comentarios!
Hasta aquí llegó el reto. Ya veré si más adelante me animo a elegir un día al mes para compartir mis citas favoritas...

16 de junio de 2016

Reto: 3 días, 3 citas [2]


¡Feliz jueves! En la entrada de ayer expliqué de qué iba el reto, por lo que si estás nominado no tendrás más que acceder a ella y ver qué tienes que hacer para participar (es muy sencillo, de todas formas). Mi cita de hoy es la siguiente:
No soy nadie para retener a alguien contra su voluntad y además prefiero enseñar a quien quiere aprender. Lo único que no quiero aquí son falsas apariencias. O te quedas tal y como eres o te vas.
En este caso es de un libro de Diana Wynne Jones, El castillo ambulante. Me encantó el libro y disfruto como una niña pequeña cada vez que veo la película de Ghibli. ¡Espero que os guste!

Mis nominados de hoy son:


Mañana encontraréis la última cita de este reto.

¿Qué os ha parecido? ¡Espero vuestros comentarios!
Si queréis ser nominados podéis dejarme un comentario y lo tomaré en cuenta para el próximo día.

15 de junio de 2016

La loca de los premios: Un nuevo Liebster Award


¡Muy buenas! El sábado pasado recibí una nueva nominación a este premio (ya mismo tendré que decir "por enésima vez" hasta que sobrepase los 200 seguidores jaja) de manos de +Aida Aisaya y su blog Sonámbula que no despierta. Recientemente ha cambiado el diseño y ¡se ve hermoso! Además, los relatos que escribe son maravillosos así que, si no os habéis pasado ya, no podéis retrasarlo más.

Como siempre, pero por si alguien no lo sabe, estos premios sirven para conocer blogs con menos de 200 seguidores que, según la persona que nomina, merecen ser más conocidos en esta gran comunidad. Generalmente se nominan a diez personas y, cada una de esas diez debe nominar al mismo número de blogueros. En esta ocasión sí realizaré nominaciones porque quiero ofreceros la oportunidad de conocer otros espacios que lo merecen y que llevo siguiendo hace poco o bastante tiempo.

Las preguntas que ha respondido Aida son bastante interesantes así que no inventaré otras (tampoco tengo ganas de ponerme a pensar en cosas mucho más originales, lo siento). Después de leer mis respuestas encontraréis la lista de nominados.

¿Cuál es el libro que más te ha marcado y, por qué?
Esta pregunta se torna complicada cuando a lo largo de los años has leído muchos libros y tienes algunos que te han marcado de una forma u otra. En mi caso y, sintiéndolo mucho, diré dos títulos por diferentes razones:

Una noche. Deseada, de Jodi Ellen Malpas: me ayudó mucho a cambiar de registro en cuanto a narrar las escenas eróticas. Estaba en una especie de bloqueo pues sentía que, al escribirlas, siempre lo hacía de forma parecida y no me parecía muy conveniente siendo en diferentes historias o con diferentes personajes o puntos de vista.

Misión Olvido, de María Dueñas: aunque me gustó mucho más El tiempo entre costuras, este libro me ayudó a comprender muchas cosas cuando estaba atravesando por una mala racha. Aprendí cosas muy valiosas que a día de hoy agradezco. Lo leí en el momento justo.

¿Qué te ha llevado a montar tu propio blog?
Aunque en la información sobre el blog hablo un poco sobre esto, creo que podré extenderme un poco más con esta pregunta. Hace tiempo ya tenía un blog en el que iba publicando entradas sobre mi trayectoria como escritora en plataformas gratuitas, relatos cortos, secciones interesantes y demás. Hasta llegué a comenzar una blognovela exclusiva para él. Antes del verano pasado pensé en la posibilidad de crear un nuevo espacio para compartir con quienes quisieran leerme los relatos y novelas de temática romántica que prepararía solo para Ficción Romántica (el nombre me vino sin problemas y fue todo un acierto, la verdad). Pero justo por la fecha en que lo abrí, perdí el otro por motivos que no vienen al caso, por lo que las reseñas y algunas de las secciones las trasladé aquí. Por eso ya no es solo un blog de escritos románticos, sino también para ayudar a otros autores y blogueros a darse a conocer. Quien me conozca sabe que tengo ideas muy locas, y eso es algo que también podréis encontrar aquí.

Siguiendo la máxima picassiana de "cuando llegue la inspiración que me encuentre trabajando", ¿eres de esos/as escritores/as de alguna manera caóticos que siempre tienen al lado un bloc de notas y un bolígrafo porque se les viene una frase a deshora, siempre de manera intempestiva, o por el contrario eres sumamente organizado/a con tu disciplina de trabajo para escribir, teniendo tus tiempos y tus horarios bien marcados?
No suelo ser ni ordenada ni disciplinada en este caso. Mucho menos cuando se trata de inspiración.
A mí suelen llegarme las ideas en cualquier momento y por eso siempre tengo a mano el móvil o, como me pasa últimamente, un pequeño cuaderno que me llevo a casi todas partes por si acaso. Pero siempre suelo utilizar las notas del móvil para escribir las ideas sueltas que me van viniendo.
A veces llegan cuando estoy a punto de dormir y, como la considere buena, me levanto para apuntarla en el móvil. No sé qué haré el día que pierda las notas, como me pasó cuando cambié de móvil... jaja.

Teniendo en cuenta que muchos que consiguen publicar y vivir de sus escritos en realidad no parecen merecerlo, y muchos que sí lo merecen jamás consiguen publicar una sola letra, ¿qué cambiarías en el sistema editorial para hacerlo más justo?
Creo que no es el sistema el que debe cambiar, sino los propios lectores. En cuanto todos busquemos algo de calidad y compremos menos basura, creo que ellos se encargarán de buscar escritos de calidad para ofrecernos. Mientras no sea así, seguirán buscando a gente famosa que les pueda dar de comer con las ventas de los libros.

¿Sueles escuchar música para inspirarte a la hora de escribir? Y en caso de respuesta afirmativa, ¿qué estilo de música prefieres?
¡Por supuesto! En general escucho de todo mientras escribo, pero todo depende de lo que esté escribiendo, la verdad. Como ejemplo diré que al escribir Femme fatale hice uso de varias canciones: Icarus, que fue la que me inspiró el relato (y todo el mundo de Floresty) y algunas del compositor Peter Gundry. Todas ellas instrumentales.

Cuando escribo relatos románticos (o novelas) escucho cualquier canción, sea cantada o solo instrumental. Todo depende de la ambientación que necesite para escribir la escena.

Si eres de escribir relatos, ¿prefieres más relatos cortos o largos? Y si la respuesta es cortos ¿eso se debe a que realmente te salen así o lo haces pensando en el formato blog, que parece resultar incómodo para que el lector se imponga la tarea de leer relatos demasiado largos ante la pantalla de un ordenador? Lo cual llevaría a preguntar: en cuestión de relatos, ¿el tamaño importa?
Depende de lo que necesite para escribir la historia. En el blog tengo tanto relatos cortos (llegando a la extensión de microrrelato) como otros más largos de más de 2000 palabras. En el caso de los microrrelatos suele costarme y por eso solo escribo cuando tengo una idea más concreta y terminan por salirme así, no porque el formato blog así lo requiera. Eso sí, los capítulos de novelas que escribo para el blog prefiero que no sean demasiado largos para no agobiar demasiado a los lectores (aunque luego soy consciente de que quedan con ganas de más jeje).

Si escribes poesía, ¿prefieres el verso libre o la estructura clásica de métrica y rima? Y si la respuesta es "verso libre", ¿crees que como dicen muchos puristas academicistas, es necesario dominar primero la estructura rígida y formal de la poesía para después saber saltársela a placer o crees por el contrario que no es necesario estudiar a los clásicos y sus formas de poetizar sino con la simple inspiración de las musas se puede escribir lo que se quiera?
Soy de las que piensa, y quizá me gane algún... algo por ello, que para escribir poesía solo se necesita un poco de inspiración y el ritmo necesario. Desde que di la estructura formal en clases de Literatura supe que así no sería capaz de escribir ni un mísero verso. De hecho, hasta que no descubrí el verso libre ni siquiera lo intenté y la verdad es que no me ha ido mal del todo.

Y como escritor/a, ¿eres de los que llegas hasta el final escribiendo una idea aunque en principio no te esté convenciendo demasiado el resultado a ver si trabajándola puedes mejorarla, o prefieres arrimar y pasar a otra?
Si conforme voy escribiendo no me gusta cómo va quedando, lo que hago es dejarla reposar y retomarla más tarde. Si sigue sin gustarme lo que escribí lo borro y lo intento de nuevo, sea en ese instante o en otro.

Si la primera pregunta fue qué libro te ha marcado (positivamente, se sobreentiende), para terminar resulta inevitable preguntar, ¿qué libro te ha parecido más detestable?
Cincuenta sombras de Grey, y porque el resto de libros de la trilogía no las he querido intentar leer... La traducción me parecía pésima, pero después de saber que la edición inglesa tampoco mejoraba ¿qué más puedo decir? Es un libro que nunca más intentaré volver a leer (salvo si en algún momento sale alguna parodia, en ese caso la intentaría leer solo para saber cómo lo hacen).


Mis nominados son. Chan chan chan...

Espero que os animéis, pero en caso de que no ¡tampoco pasa nada! No es obligatorio.

No lo he dicho antes, pero esto formará parte de una nueva sección (a partir de ahora) en la que iré mejorando mi recepción de este tipo de premios, así como el anuncio de los siguientes nominados. Algo así como las entrevistas románticas, pero de otra forma jeje. ¡Espero que os guste!

Esta es una entrada normal, por lo que veis, pero las próximas serán más divertidas.

Reto: 3 días, 3 citas


Fui nominada por +Edith T. Stone (¡gracias por acordarte de mí!), de Lo que Tahis anda escribiendo, a este reto que, por lo que tengo entendido, es para dejar una cita diferente durante tres días y nominar, cada uno de ellos, a tres personas diferentes (sin olvidarnos antes de agradecer a quien nos nominó). Será difícil encontrar gente que no haya sido nominada ya, pero bueno... Al menos lo intentaré (y sino, sintiéndolo mucho, algún día no habrá nominados). Os dejo con la primera de las citas que recordé ayer y que aún me sigue encantando.
No es bueno dejar heridas abiertas. El tiempo lo cura todo, pero antes es conveniente reconciliarse con lo que uno ha dejado atrás.
Es del libro Misión Olvido, de María Dueñas. Algunas de sus frases son motivadoras, inspiradoras y bastante bonitas. En mi caso, algunas de ellas me hicieron reflexionar, como esta.

Mis nominados del primer día:

+Micaela Cataldi Evia
+John Molina
+Kath Hartfiel

Mañana volveré con otra cita, aunque creo que será difícil superar la de hoy...

¿Qué os ha parecido? ¡Espero vuestros comentarios!
Si queréis ser nominados podéis dejarme un comentario y lo tomaré en cuenta para los próximos días.

14 de junio de 2016

Reseña romántica: Misión olvido


¡Feliz martes, románticos! Aunque ya se esté acabando... En realidad esta reseña debió ser publicada hace muchísimos meses ya, pero las circunstancias propiciaron que el documento donde lo tenía escrito se quedara ahí donde está... hasta hoy.




Título: Misión olvido.
Autora: María Dueñas.
Editorial: Temas de Hoy.
Número de páginas: 511.
Incapaz de recomponer sus propios pedazos, la profesora Blanca Perea acepta a la desesperada lo que anticipa como un tedioso proyecto académico. Su estabilidad personal acaba de desplomarse, su matrimonio ha saltado por los aires. Confusa y devastada, la huida a la insignificante universidad californiana de Santa Cecilia es su única opción.
El campus que la acoge resulta, sin embargo, mucho más seductor de lo previsto, agitado en esos días por un movimiento cívico contrario a la destrucción de un paraje legendario a fin de construir en él un enorme centro comercial. Y la labor que la absorbe —la catalogación del legado de su viejo compatriota Andrés Fontana, fallecido décadas atrás— dista enormemente de ser tan insustancial como prometía.
A medida que se afana en vertebrar la memoria de aquel hispanista olvidado, junto a ella va ganando cercanía Daniel Carter, un colega americano veterano y atractivo que no ocupa el sitio que debería ocupar. Entre ambos hombres, uno a través de sus testimonios póstumos y otro con su complicidad creciente, Blanca se verá arrastrada hacia un entramado de sentimientos encontrados, intrigas soterradas y puertas sin cerrar.
¿Por qué nadie se preocupó nunca de rescatar lo que Andrés Fontana dejó a su muerte? ¿Por qué, después de treinta años, alguien tiene interés en que todo aquello se destape al fin? ¿Qué tiene que ver la labor inconclusa del viejo hispanista con todo lo que está ocurriendo ahora en Santa Cecilia? ¿Qué le movió a desempolvar la historia no contada de las misiones del Camino Real? Antes de encontrar respuestas, Blanca aún tiene mucho que entender.
Una novela luminosa, un tributo a las segundas oportunidades, la reconciliación y la reconstrucción.
El reencuentro con la autora que nos cautivó entre costuras y nos volverá a seducir con una misión inolvidable.

OPINIÓN PERSONAL

Nunca pensé que este libro llegaría a mis manos en el momento más oportuno. Hacía mucho tiempo que quería tenerlo entre mis manos y darle una oportunidad, pero no fue hasta el verano pasado que debió ser así. Los acontecimientos sucedidos en esa época de mi vida han sido determinantes para que eligiera escoger este entre otros tantos libros y, aunque Palmeras en la nieve también estaba entre mis posibles compras, me decidí finalmente por él. Tal vez por el nombre o quizá por esas ganas que tenía de poder disfrutarlo al fin. Lo cierto es que cuando terminé de leer comprendí muchas cosas que, hasta ese momento, había mantenido en el lugar recóndito de mi mente de mis sentimientos. En ese rincón oscuro. Y aunque en algunas partes (pocas, a decir verdad) de la lectura se me hizo algo lenta, la trama volvió a tomar fuerza en las últimas partes, enganchándome hasta el punto de terminarme el libro en una tarde (quedándome varios capítulos y muchas más páginas por delante de lo que cabría esperar). Misión Olvido me ha enseñado muchísimas cosas y, entre ellas, a finalizar esas etapas dolorosas que nos pueden atormentar durante semanas, meses o años. Y eso es algo que conseguí hacer poco tiempo después de leer el libro.

Pero me centraré en la reseña a partir de ahora.

Blanca Perea es una mujer que, en pleno fin del siglo XX, tiene que afrontar una separación y el futuro hijo de su exmarido. Para ello, y gracias a la ayuda de su amiga Rosalía, decide aceptar una beca de una organización americana y viajar a California para poner tierra de por medio. Su cometido es poner en orden el legado de un profesor español llamado Andrés Fontana que murió hace unos años y al que apenas han prestado atención hasta ese momento. Al principio, su trabajo no la entusiasma, hasta que poco a poco empieza a sentir pasión por el legado del viejo profesor.

En la universidad donde trabaja entabla relación con Rebecca, la secretaria del director del departamento, con éste y con un amigo de Rebecca, Daniel Carter. A partir de ese momento, las historias de Blanca, Fontana y Carter se entrecruzan, mostrando así la historia pasada de ellos y la propia de Blanca en el momento de su investigación.

Con esta lectura he descubierto un nuevo personaje del que me he enamorado profundamente a pesar de su edad. El amigo de Rebecca. Y aunque en un principio pensé (e incluso quise que así fuera) que surgiría algo entre Blanca y Zárate (el director del departamento para el que trabaja ella), desde que apareció Daniel todo cambió. Lo preferí en todos los sentidos ♥.

Daniel Carter es un personaje misterioso, simpático, cortés y con cierto atractivo que, de verlo en persona (y cuando era joven en mi caso), acabaría prendida de él a primera vista. Seguro. Su historia es increíble y, cuando al final se desvela todo sobre él, no puedes evitar ponerte de su lado y sentirte aún más cautivada por Daniel. O, al menos, ese fue mi caso.

Ahora entiendo el porqué de esas partes lentas y, aunque en parte me costó leerlas, a partir de ellas no pude despegar mis ojos de las páginas del libro.


En definitiva, ha sido una lectura que he disfrutado a pesar de que fue completamente inesperado ponerme con ella antes de aquellas que ya tenía planeadas para ese verano. No me arrepiento de haber empezado a leerlo por todo lo que me ha enseñado y por esos momentos tan emotivos que he podido vivir en la piel de Blanca. Que por cierto, me he sentido muy identificada con ella a pesar de la diferencia de edad que hay entre nosotras.

Espero que os guste la reseña y que os anime a leer el libro, pues la historia que María Dueñas cuenta es preciosa y para nada predecible. Lo leí el verano pasado y no me arrepiento, para nada, de haberlo comprado en lugar de Palmeras en la nieve.

Si habéis leído el libro y queréis decirme lo que opináis, no olvidéis dejármelo en los comentarios.

PD: creo que no he introducido spoilers (eso

11 de junio de 2016

Club de lectura Wattpadia: La vida de Ux


¡Muy buenas, mis románticos! Hoy se cumple el plazo en el que había que leer la primera obra y, por eso, traigo conmigo la segunda lectura. Empecé a leerla hace poco más de un año y, por algún motivo, dejé de leerla... hasta ahora. Menos mal, porque así puedo disfrutar de todas las que se presentaron al club (ya que creo recordar que aún no leí ninguna, o al menos en su totalidad).

Os recuerdo, además, que si estás leyendo esta entrada, formas parte del club, pero no estás en el grupo de facebook (y tienes perfil allí, punto importante), puedes unirte si entras al siguiente enlace: Club de lectura Wattpadia.

Durante estas semanas estaremos leyendo...


Título: La vida de Ux.
Autora: N. Sánchez.
Tipo de obra: Novela.
Número de capítulos: 22.
Fecha límite de lectura: 1 de julio de 2016.
Uxue es una chica de 16 años que, por culpa de la crisis, se encuentra de la noche a la mañana obligada a empezar una nueva vida a cientos de kilómetros de Bilbao. Cambiar la ciudad por un pequeño pueblo en la costa de Galicia, no resultará fácil. Todo será nuevo para ella: la casa, las costumbres, las amistades...
En su vida se cruzará su vecino Ángel, un gallo mafioso, un jabalí explorador, un santo en una urna, una ventisca, una boda de pueblo, un sushi atragantado, una fiesta de San Juan y mucho más.
Divertida y diferente, esta no es una típica historia de amor.
¿Te animas a conocer a Ux?



Recordatorio: En principio, las lecturas no son obligatorias, pero tendrás que avisarme en caso de que decidas no leer (ya sea en público comentando esta entrada como en privado). Asimismo, cuando termines la lectura tú decidirás si quieres recomendarla o reseñarla, ya sea en tu blog como en algún apartado de wattpad que tengas para este tipo de cosas. Además, esta entrada servirá para comentar aspectos generales de la obra, sin entrar en detalles ni spoilers; en el grupo se podrá comentar de forma más extendida (eso sí, en caso de spoilers avisa de forma que quien siga leyendo se atenga a las consecuencias).

En este caso, como la obra es una novela, solo es obligatorio comentar al final usando la etiqueta #ClubdelecturaWattpadia (para poder encontrarte con mayor facilidad). Si a medida que vas leyendo quieres ir dejando tu opinión, podrás hacerlo sin problemas, pero no hará falta que coloques la etiqueta.
Si tenéis problemas con la fecha de fin de lectura, comentad con las razones y llegaremos a un acuerdo. ¿Alguna duda (aún) sobre el procedimiento? Comentad también. ¡Espero que disfrutéis la lectura!

10 de junio de 2016

Femme fatale


Espero que tengáis una buena tarde. El relato que leeréis a continuación debería haber sido publicado en enero, pero por una serie de motivos que no vienen mucho al caso no pude dedicarle todo el tiempo que quise y, por eso, hasta ahora no he podido traerlo. ¡Espero que me perdonéis! Antes de leerlo, me gustaría comentaros un poco de qué va el reto en el que participa.

Plot a twist! es un reto ideado por el blog Eleazar writes, que consiste en escribir cada mes un texto (sea microrrelato, relato largo, novela corta o lo que seáis capaces de escribir en un mes) con un elemento perteneciente al bloque de inspiración que nos proporcionará cada mes. El reto durará seis meses, por lo que al final del reto tendremos escritos seis textos. No es obligatorio publicarlo en ninguna parte, pero como bien dice en su entrada, es más divertido si se hace así para poder disfrutar todos de  los relatos. No hay fecha límite para apuntarse, por lo que si no llegáis a apuntaros este mes, podréis hacerlo cuando podáis.

No me enrollo más. A continuación, os presento mi relato. En mi caso elegí el vídeo porque lo demás no me inspiraba.



El siguiente relato contiene escenas de erotismo.

En el mundo oculto de Floresty, las mujeres eran entrenadas para matar. Pero no eran unas asesinas comunes, no. Estaban educadas de tal forma, que con un simple acto eran capaces de dejar sin vida a cualquier hombre con el que estuvieran. También habían sido concienciadas para tomar medidas preventivas: el embarazo no estaba contemplado para ellas, ni siquiera el amor existente entre un hombre y una mujer. No sabían que ese sentimiento existía ni el increíble poder que podría llegar a tener.

Coral no conoció a su familia biológica, pues sus padres la vendieron al nacer por falta de dinero y comida con la que alimentar al resto de sus hermanos. Fue una niña no deseada entre los suyos y, por eso, pasó a formar parte de la Hermandad. Al menos sus hermanas sí que sentían aprecio por ella. No tenían una idea clara sobre las emociones, pero las sacerdotisas habían mantenido la premisa de que debían respetarse entre ellas y no traicionarse jamás.

La traición era lo menos tolerable por las sacerdotisas y, en consecuencia, para las hermanas.

Sin embargo, Coral era una hermana rebelde, o quizá fuera la edad, que le inducía a serlo. No acataba las órdenes ni se dejaba doblegar cuando la castigaban sin comida durante días. Hacía muchos años ya que no aplicaban la tortura física como castigo, pues necesitaban la belleza para poder cautivar a sus víctimas, por ese motivo la joven Coral no era castigada con la peor de las torturas habidas y por haber.

Sin embargo, la peor de ellas –sin considerarse como tal–, era el momento en el que todas las muchachas, al cumplir los dieciséis años, eran entregadas a desconocidos exclusivos que se encargaban de quitarles lo más preciado: su inocencia. El momento en el que a Coral se la despojaron, fue bastante doloroso y destructivo para ella. Después de que aquel hombre la manoseara y la besuqueara por todas partes, lo que menos deseaba era rebelarse contra nadie. Su espíritu libre, de repente, se vio enjaulado de la peor de las maneras y no hubo forma de recuperar a la dulce y rebelde Coral. Se convirtió en una mujer sin escrúpulos, en una femme fatale de los pies a la cabeza.

El orgullo de la hermandad.

Sin embargo, todas las noches, en la soledad de su habitación, lloraba como nunca antes lo había hecho. Porque en ningún instante de su vida había encontrado un motivo por el que hacerlo. Y hasta los veintiún años permaneció llorando todas las noches en la oscuridad, hasta el mismo momento en que se dio cuenta de que ya no albergaba más lágrimas que derramar.


***


—Esta es tu noche, Coral. La noche del estreno más esperado de todos los tiempos. Vas a poder convertirte en toda una femme fatale, querida nuestra —dijo una de las sacerdotisas, la más humana de todas, que se encontraba frente a ella con la cara oculta bajo la tela de su túnica—. Y si todo sale bien, pronto podrás optar a formar parte del Círculo de las Sacerdotisas.

Coral tenía la mirada puesta en un punto fijo de su habitación. No sintió nada con aquella nueva oportunidad que se le presentaba. Ni emoción, ni alegría ni miedo por lo que pudiera suceder en su futuro. Solo tenía una cosa en la cabeza: acabar con su víctima tal y como se esperaba de ella. Apretó los puños como única respuesta a toda la verborrea de la sacerdotisa. La anciana, pero rejuvenecida mujer, se marchó del lugar tras ver ese gesto en Coral.

No le hacía falta escucharla para saber que se enfrentaría a su destino.

Cuando la puerta se cerró, Coral permaneció durante unos segundos en la misma posición. Sus pensamientos empezaron a perderse muy lejos del lugar donde se encontraba, incluso más allá del pueblo donde se establecía la Hermandad. La libertad parecía tan lejana para ella...

Caminó hasta el armario de su habitación y miró con atención la ropa que había guardada. Los restos de su niñez y de la inocencia perdida aún continuaban allí, como si con eso bastara para recuperar la ilusión y la libertad que había albergado en su alma. Tomó con delicadeza el vestido que las sacerdotisas habían dispuesto para su estreno como mujer fatal y lo colocó sobre la cama. Acarició la tela sin prisas, disfrutando del tacto que la seda le proporcionaba, mientras pensaba cómo llevar a cabo su tarea de la mejor forma posible.

La única vez que estuvo con un hombre ayudó a la tarea de odiarlos y de querer venganza.

Tras arreglarse se miró en el espejo de cuerpo entero, quedando maravillada con su propio reflejo. Con aquel vestido, peinada y bien maquillada, veía todo desde una perspectiva diferente. Creía ser capaz de llevar a cabo su cometido sin que las dudas la asaltaran en mitad del proceso.

Creía estar preparada para lo que iba a suceder.


***


El lugar de encuentro sería la única taberna que había en el pueblo. Un lugar lúgubre y lleno de borrachos que se peleaban siempre que tenían oportunidad. Coral no tenía miedo de lo que pudiera ocurrir en un lugar como aquel, pues estaba dispuesta a llevar a cabo su cometido sin importar a quien se llevara por delante. Incluso si tenía que acabar con todos los hombres que se atrevieran a mirarla de manera lasciva.

El nombre del desafortunado era Tom. Lo reconoció en cuanto entró en el local. Todo su cuerpo la buscaba, temblando y mirando hacia todas partes. No era difícil hallarla, pues Coral era la única mujer que se había atrevido a entrar allí. Sus miradas chocaron y el ambiente pareció ralentizarse para dejar paso a las acciones de ambos. Tom retiró su mirada cristalina de aquellos zafiros verdes que le observaban y decidió avanzar para sentarse en uno de los taburetes de la barra. El tabernero le miró sin sonreír mientras limpiaba uno de los vasos, esperando a que indicara lo que iba a tomar.

Pero ella se adelantó.

—Un whisky del mejor que tengas. Lo mismo para él.

Tom la miró sorprendido. Alzó una ceja sin decir nada y luego sus ojos volvieron a fijarse en el hombre que había tras la barra. Asintió y fue entonces cuando empezó a servir los tragos. No tardó mucho en colocar los dos vasos sobre la superficie. Coral tomó entre sus manos el que tenía ante ella observando todas sus imperfecciones, mientras que Tom se dedicó a beber el contenido de un trago.

Estaba preparada para llevar a cabo su tarea, pero no sabía cómo proceder. ¿Debía ser directa? ¡Había olvidado gran parte de sus lecciones! Sus dedos tamborilearon sobre la mesa y sus ojos miraron a todas partes, como si buscara respuesta a sus dudas en aquel lugar maloliente. Pero no estaba en ninguna de las cuatro paredes que los rodeaban, ni en el tabernero, ni siquiera en los borrachos que compartían anécdotas imposibles de creer.

—¿Qué hace una mujer tan hermosa como tú en un lugar como este?

Coral sonrió para sus adentros.

—Te estaba esperando —respondió tras girar la cabeza hacia él y sonreír.

—No te conozco de nada...

—No hace falta —se limitó a decir ella.

Sus miradas volvieron a encontrarse; saltaban chispas a su alrededor y el mundo parecía girar en torno a los dos. El momento perfecto para su mirada pícara y aquella proposición indecente que, sin pensar, salió de sus labios.

—Vamos a un lugar donde podamos estar solos —susurró.

Tom quiso replicar, pero ella no le dejó tomándole de la mano y, tras dejar la propina correspondiente a ambas bebidas, lo arrastró al exterior. Su mente trabajó rápido en busca de un buen lugar en el que poder realizar su trabajo.

—Vivo a dos calles de aquí, si quieres, allí estaríamos más cómodos —La sorprendió él con su propuesta.

Coral solo asintió, dedicándole una sonrisa, y dejó que la guiara hacia el lugar. No había nadie por las calles y la noche empezaba a ser testigo de la travesura que iban a realizar. Tom se detuvo ante una puerta y, con las manos temblorosas, buscó las llaves. Coral aprovechó para pensar bien en lo que iba a hacer, pues sabía que no sería fácil. Era la primera vez que se enfrentaría a sus miedos, a sus debilidades y, también, a su gran fortaleza. Se había preparado durante tanto tiempo para la venganza que la lección estaba ya más que aprendida. Sin embargo, tenía dudas. Muchas. ¿Y si no actuaba como debía? ¿Y si se dejaba llevar demasiado y las cosas salían mal para ella?

—Acabo de darme cuenta de que ni siquiera sé tu nombre.

Ella despertó del pequeño trance en el que sus propios pensamientos la habían introducido y le miró.

—Mi nombre no importa y, en caso de que al final de la noche sintieras de nuevo curiosidad por conocerlo, yo misma te lo diré. Solo en el caso de que disfrutes de esta noche como nunca.

Tom sonrió y la invitó a pasar cortésmente. Una vez estuvo ella dentro, él hizo lo mismo y cerró la puerta. Coral quedó embelesada ante la sencillez de su hogar. Comparado con la majestuosidad del lugar donde vivía, aquello parecía incluso acogedor. Una sensación extraña, que nunca había experimentado, la embargó por completo. Estremeció cada parte de su cuerpo y a partir de ahí no supo cómo continuar.

Al menos hasta que él se lanzó hacia sus labios sin previo aviso, sin que ella pudiera tomar conciencia de que tenía que pasar algo que ella misma no quería que pasara. No después de comprobar las circunstancias que rodeaban al hombre con el que estaba. ¿Qué pasaría si se dejara llevar? ¿Si decidiera no cobrar su venganza con él? Hasta el momento su actitud distaba mucho de la del hombre que arrebató su inocencia. ¿Estaría bien darle una oportunidad? ¿Qué le diría a las sacerdotisas si decidía dejarle con vida? El muchacho notó que algo no iba bien cuando advirtió bajo sus dedos el cuerpo rígido de Coral.

—¿Ocurre algo? —preguntó, entre desconcertado y preocupado.

Ella le miró con intensidad y, obviando su interrogante, volvió a acercarlo para besar esos labios que la volvían loca. Entonces Tom comprendió que esas preguntas estaban fuera de lugar y que lo importante era consumar lo que tanto deseaban. Aunque ninguno de los dos supiera gran cosa sobre el otro.

Pero él la conocía más de lo que creía.

La condujo hacia la cama y con sumo cuidado la depositó sobre la tosca tela con la que él solía cubrirse durante el invierno. No podía decirse que fuera pobre, pero el poco dinero que ganaba en la fábrica no le permitía comprar demasiados artículos de calidad. Por eso, lo que tuviera que ver con la cama no lo consideraba prioritario. ¡Tampoco había pensado que una mujer que no fuera su hermana entraría en su hogar!

Sus ojos recorrieron el rostro de la joven con curiosidad y un poco de inocencia.

—Hazme tuya. Sin miedos ni inseguridades —dijo ella con un hilo de voz.

Estaba más nerviosa de lo que quería reconocer. Al igual que él, pues ambos se enfrentaban a una primera vez que prometía ser digna. Porque en el caso de Coral, lo sucedido años atrás no podía ser considerado como una iniciación correcta.

Volvieron a besarse apasionada y desesperadamente, como si nunca antes lo hubieran hecho. Tom empezó a acariciar torpemente el delicado cuerpo de Coral, que entre suspiros seguía pensando qué hacer con su misión. Si volvía, mentía y la descubrían, podría ser vetada de por vida, repudiada y quién sabe qué más. En cambio, si continuaba adelante podría ascender a los altos mandos de la Hermandad, asegurando así su futuro.

¿Quería formar parte de una organización que trataba así a sus subordinadas?

Trató de contener la rabia que sentía, pero fue inútil. Sus caricias se tornaron más salvajes y sus besos más fogosos. Atrapó entre sus brazos al hombre y lo dejó bajo su cuerpo. Le quitó la ropa con las manos temblando y el cerebro atorado con demasiada información para procesar. Y precisamente no era un buen momento para hacerlo. Después no dejó que él se esforzara en quitarle la ropa, pues ella lo hizo con rapidez. Tom quedó maravillado con la visión de su torso desnudo y, sin que ella pudiera verlo venir, elevó la parte superior de su cuerpo para dedicarle su atención a los pechos de la joven. Succionó y lamió, deleitándose con los gemidos que despertaba en ella. Acarició su espalda de forma delicada, mientras ella se aferraba con fuerza a los mechones castaños de su amante.

Estaba delirando de placer, algo que ni en sus mejores sueños habría esperado experimentar.

Él apartó su mirada de la piel de Coral para centrarla en el bello rostro de quien le acompañaba. Ella entonces aprovechó para tumbarlo de nuevo sobre la cama, quería proporcionarle el placer que él le había dado con su lengua. Tomó el miembro viril con sus dos manos, no sin antes sorprenderse por tal descubrimiento. Era la primera vez que veía uno por propia voluntad y no le desagradó tanto como imaginó. Acarició de arriba a abajo sin dejar de mirar los ojos claros de Tom. Poco a poco fue aumentando la intensidad e intuyó que eso le gustaba, pues sus gemidos se volvieron más constantes. Sin embargo, no fue hasta que sus labios tocaron esa piel que él gruñó por el placer que le causaba.

—Detente, por favor —suplicó.

Si no lo hacía, eyacularía en su boca, y no era algo que deseara en ese momento. Quería disfrutar de ella, de su cuerpo y de todo lo que conllevaba aquel encuentro. Coral detuvo sus movimientos y antes de que pudiera pensar en el siguiente movimiento, él volvió a colocarla bajo su cuerpo. Admiraba aquella belleza casi divina y por un momento pensó que estaba profanando el hermoso cuerpo de una joven que quizá no lo mereciera.

Pero había sido ella quien se había insinuado.

¿Por qué pensaba tanto en ella y en su bienestar si apenas creía conocerla?

Llenó de besos su piel en un intento por olvidar esos pensamientos que empezaban a atormentarle. Y prefirió hacerlo porque la chica de ojos verdes le tenía cautivado por completo.

—Hazlo ya.

Su petición pilló desprevenido al joven, que sin dudarlo se posicionó entre sus piernas y se adentró poco a poco en su interior. Lo sintió cálido y húmedo, todo un sueño para él. Bajó el rostro para besarla y advirtió que su actitud con él había cambiado. Se mostraba más dulce, más cariñosa y entonces un recuerdo fugaz atravesó su mente. No fue capaz de retenerlo durante más de un segundo, pues la voz de Coral volvió a hipnotizarlo.

—Más rápido, por favor.

Sus manos descansaban sobre su nuca, invitándole de vez en cuando a explorar su piel con cada uno de los sentidos. Por su parte, él sintió que se perdía con las palabras de la muchacha. Incrementó el ritmo de sus embestidas, manteniendo su docilidad a la hora de acariciar su figura. Coral se aferró a los hombros de Tom con fuerza, mientras que sus piernas rodearon su cintura para sentirlo aún más unido a ella. Era una delicia que quería seguir disfrutando aunque todo estuviera en contra.

Le pareció ver cómo una de las sacerdotisas se adentraba en la casa e invadía la privacidad de ambos. Aquella alucinación le produjo malestar, pero no por ello dejó de disfrutar de aquellas caricias que la llevaban a la locura.

Con un movimiento rápido volvió a situarse sobre él, moviendo las caderas en busca de un placer aún mayor. Revolvió su cabello con las manos, viendo cómo Tom pasaba la lengua por sus labios en un gesto que la extasió.

Y aunque hubiera querido evitarlo, su destino estaba escrito.

Se inclinó para besarle con pasión mientras, con una mano, buscaba entre la ropa que había quedado sobre la cama el puñal que había traído consigo. Al alcanzarlo abrió los ojos y, tras susurrar que le perdonara, con un movimiento certero se lo clavó en el pecho.

Tom vio la vida pasar ante sus ojos y se dio cuenta del gran error que había cometido.

—Lo siento, her-hermana...

Sus ojos suplicaban clemencia antes de expirar.


¿Qué he hecho?

Sé que quedaron muchas incógnitas sin responder, pero esto no es más que un aperitivo del mundo que pienso crear... 
Espero que os haya gustado (también siento haberos dejado así, pero ya sabéis cómo soy jajaja).